Domingo, 11 febrero 2007

¡Hostias como panes!

Posted in Cine a 15:01 por loximann

Una de las cosas que llevo queriendo hacer es comentar aquí pelis que vea y que merezca la pena, a mi juicio, recomendaros. Hay muchas que me dejé en el tintero, y que quizás vaya recuperando. Mientras me meto un chute de café, por cortesía de nuestra nueva y flamante cafetera italiana (una cafetera de las de toda la vida, pero que aquí no son, ni mucho menos, las habituales: se llevan mucho más las de filtro, también conocidas como máquinas de hacer aguachirri. Creo que el café se merece un artículo aparte), os hablaré de ni más ni menos que cuatro pelis. Dos de ellas las vi ayer, y las otras dos durante el semestre pasado. Todas ellas tienen un denominador: caen toñas por todos sitios.

Vamos en orden cronológico, que también va en orden de hectolitros de sangre por metro cuadrado derramados. Gran parte de la información de todas las pelis la saco de la wikipedia.

Infierno de cobardes (High plains drifter), Clint Eastwood, 1973

Una de las primeras obras de Eastwood como director (si como actor es acojonante, cuando se pone tras la cámara este tío es espectacular), y una aportación decisiva al Western. En Infierno de cobardes (para variar, un título bastante apropiado), Eastwood se vuelve a meter en el pellejo de un personaje misterioso, claramente inspirado en el personaje (¿o personajes?) de la Trilogía del dólar (Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo), probablemente las tres obras más famosas del Spaghetti Western. El extranjero llega al pequeño pueblo de Lago, un pueblo atenazado por el miedo, y por la culpa de un crimen sucedido tiempo atrás. Al poco de llegar, se ve envuelto en un altercado con unos bravucones, que resultan ser tres pistoleros contratados por el pueblo para protegerles de otros tres bandidos que acaban de salir de prisión y volverán al pueblo a vengarse. Los gobernantes de la ciudad le dan entonces carta blanca, a cambio de que les ayude a protegerles.

Eastwood te sumerge en este mundo extraño, surrealista en muchos casos, donde nadie es bueno, y donde, finalmente, el extranjero cumplirá con el trato… Y finalmente todos se llevarán lo que se merecen. Estoy comprobando que en la versión española, en la última escena revelan una información que no aparece en la versión original. La penúltima frase debería ser “Sí que lo sabes”. Yo me quedo con esta última.

Heavy Metal (Heavy Metal), Gerald Potterton y Jimmy T. Murakami, 1981

Heavy Metal es una recopilación de cortos de animación basados en cómics y relatos de la revista de fantasía y ciencia ficción homónima. Los cortos utilizan un elemento común, el Loc-Nar, un orbe flotante que condensa todos lo males del mundo, para hilvanar, de forma más o menos exitosa, todos los cortos en una sola historia. De la peli no se puede esperar lo que no es: es una peli de hostias y tetas, en grandes dosis ambas, sazonada con una divertidísima banda sonora (Black Sabbath, Sammy Haggar, Blue Öyster Cult, Devo…), que acaban resultando en la peli de culto que es hoy día, y que sirven para pasarse un tarde divertida, a ser posible con un gran bol de palomitas, un puñado de colegas y unas latas de cerveza. Los años ochenta comenzaban…

Asesinos Natos (Natural Born Killers), Oliver Stone, 1994

Aunque Tarantino renegó a posteriori de la película que nació a partir de su guión, no somos pocos los que pensamos que Asesinos Natos es toda una obra maestra. Siempre recordaré como hará unos 10 años, cuando compramos una tele nueva, y el señor vendedor nos enseñaba cómo se podía cambiar el sonido a la versión original… Y una pareja entraba en un bar perdido en mitad de la nada, y poco después, una masacre comenzaba. La imagen se me quedó grabada a fuego, pero no fue hasta tiempo después cuando descubrí de qué película se trataba.

Mickey y Mallory Knox son una pareja de asesinos en serie que siembran el pánico por el sureste americano. Son los Bonnie y Clyde (que también tuvieron su propia peli, también genial) de los 90: mucho más sangrientos, mucho más desquiciados, y mucho más molones (en el sentido de cool, para que se me entienda). Utilizando muchísimos estilos cinematográficos diferentes (incluso animación), cortes trepidantes (más de 3000 cortes, cuando la media está en unos 700), extraños y repetitivos simbolismos, flashbacks (cómo no :P), Stone lo borda. Rodeados de otros personajes (Scagnetti, Gale) y de una sociedad tanto o más demenciados que ellos mismos, Mickey Mallory nos llevan de paseo por el lado más animal y más salvaje del ser humano, por esa vena asesina que todos llevamos dentro… Y que últimamente parece estar a flor de piel.

Kill Bill Vol. 1 (Kill Bill Vol. 1), Quentin Tarantino, 2003

Después de mucho tiempo queriendo verla, al final conseguí que me regalaran los dos DVD’s de Kill Bill estas navidades, y ayer empecé por la primera. Y era lo que me esperaba: una peli cojonuda. Las casi dos horas se me pasaron volando.

Kill Bill es simplemente lo que pretendía el bueno de Quintín: la peli de explotación definitiva. Homenajeando a varios géneros de acción, especialmente al Spaghetti Western y a las películas de samuráis,  consigue a la vez una obra redonda, en mi opinión la película que muchos directores de dichos géneros habrían querido hacer. No hay que buscarle vueltas de tuerca: es un puro ejercicio de perfeccionismo, donde dirección, fotografía, banda sonora, vestuario, decoración, etc., ocupan su puesto con precisión milimétrica, y a partir de un guión sencillo, más bien simplón (porque no podía ser de otra forma), obteniendo un resultado increíblemente entretenido.

La película, para el que no lo sepa, va de la venganza de La Novia, interpretada por Uma Thurman,  que cuatro años atrás fue traicionada por sus compañeros del Escuadrón de Asesinato de Víboras Letales, y su jefe, Bill, el día de su boda. Y ya está. Acción, acción, más acción, chorros de sangre, la acojonante banda sonora a cargo de RZA, una estética bestial (el traje de motera amarillo de La Novia, el parche de Elle Driver, todos los decorados, Lucy Liu y sus vestidos, la fotografía…), líneas de diálogo memorables… Mezclar, agitar, y tomarlo bien caliente.

Espero opiniones y más sugerencias.

Anuncios

Jueves, 5 octubre 2006

Guía práctica para perder el tiempo. Hoy:cine basura

Posted in Cine, Guía práctica para perder el tiempo a 1:24 por loximann

¡Inauguramos nueva sección! Os preguntaréis, “¿para qué necesito yo una guía para perder el tiempo? Mi vida ya es lo bastante lamentable y ruinosa, ya sé mandar mi niñez/juventud/madurez/senectud a la mierda yo solito”. ¡Y seguro que es cierto! Pero, sin ánimo de ser vanidoso, un servidor es todo un experto en el arte de invertir enormes cantidades de tiempo en cosas que no sirven absolutamente para nada. Algunas (muchas) de ellas tienen ese tufillo “geek” o “friki” que hace que además te miren peor que al señor que no hace mucho más que decirle a Jonathan José que como no se esté quieto le va a soltar una hostia, mientras saborea su Cruzcampo, se rasca los genitales y despotrica contra aquello que esté en el tubo de rayos catódicos en el momento (ya sea Luis Aragonés, el señor ese con cara de gilipollas, o el zorrón de turno de Telahinco), todo a un tiempo.

En este primer capítulo, empezamos fuerte. ¿Qué mejor forma de desaprovechar tu vida que consumiendo auténtica caspa enlatada? Por lo menos cuando te vas al parque con tus amigotes a ponerte hasta el culo de kalimotxo, respiras algo de aire fresco (excepto en Madrid, claro). Viendo cine basura no sacas nada bueno. Quizás si pretendes dedicarte al mundo del cine te sirva para aprender cómo NO se deben hacer las cosas. Ah, no vale ver cine basura mientras se fuman porros, que sois muy listos. Así no se ve la peli, así buscas una excusa cualquiera para que tú y los drogodependientes de tus colegas os partáis el ojete (cómo me gusta esta palabra), pero tanto da El ataque de los tomates asesinos que un trozo de papel albal. Así que de drogas nada. Ya constituyen una manera de perder el tiempo por sí solas, no mezcléis que es malo (eso dicen los socorristas).

¿Qué tiene el cine de serie B, o Z en muchos casos, que tanto nos apasiona? ¿Por qué Ed Wood es todo un icono, cuando lo normal sería que toda su filmografía yaciese enterrada en algún oscuro agujero (yo qué sé, en R’lyeh, en el almacén de la primera peli de Indiana Jones, o en el cajón de la ropa interior de Carmen de Mairena)? Con echar un vistazo a la programación de la tele uno empieza a hilar cabos, y se da cuenta de que el error del proyecto Manhattan es que no pusieron bastante Plutonio. Con algunas pelis te ríes, hay que reconocerlo, pero con la mayor parte de ellas ni siquiera. Son una mierda, y punto, las ves porque sabes que son malas.

Por desgracia para este primer capítulo, no me considero ningún erudito en la materia, ya que me estoy iniciando. Os recomiendo muy encarecidamente que os paséis por CineCutre.com, que allí encontraréis material para dar y tomar. No sólo eso, además encontraréis críticas absolutamente desternillantes (aunque van en serio) de películas comerciales, y algunas de ellas exitosas, pero que no son más que mierda. Es bastante probable que destrocen alguna de las películas que os gustan. CineCutre.com es toda una pérdida de tiempo en sí misma. Engancha. En serio.

Aquí van algunos títulos que podéis ir degustando (todos los enlaces van a la imdb.com). No he visto la mayoría de las pelis, pero si veo alguna y tengo un rato, intentaré hacer una pequeña reseña.
Plan 9 del espacio (Plan 9 from Outer Space, 1959), considerada por mucha gente como la peor película de la historia. Del gran Ed Wood, por supuesto. En general, toda la filmografía es del estilo, así que no os la perdáis.
El ataque de los tomates asesinos (Attack of the Killer Tomatoes!, 1978)
Mutantes en la universidad (Class of Nuke ‘Em High, 1986)
– La trilogía Evil Dead: Posesión infernal (The Evil Dead, 1981), Terroríficamente muertos (Evil Dead II, 1987) y El Ejército de las Tinieblas (Army of Darkness, 1992). A medida que avanzamos en la saga, el nivel de autoparodia crece. Muy recomendables.
Kárate a muerte en Torremolinos, 1993. Una muestra de cine patrio, aunque esto ya es coña marinera. Si queréis material del bueno, hacedle un repaso a la filmografía de Jess Franco.
Jesucristo cazavampiros (Jesus Christ Vampire Slayer, 2001). Otra muestra de serie Z. Esta probablemente sea la próxima que vea, que la tengo en inglés y la puedo ver con los del piso.

En fin, creo que esto es más que de sobra, de momento. ¿Es que queréis morir de sobredosis? De todas formas, hay un montón de balas en la recámara, como el cine español casposo de los 80 (Pajares, Esteso… ¿No os dicen nada esos nombres?). Ya me iréis contando, si al final picáis.