Sábado, 29 noviembre 2008

De lo humano y lo divino

Posted in Divagación etílica a 2:04 por sergio

Hay momentos en los que la existencia de un Creador, un Dios Todopoderoso, un Demiurgo, se hacen necesarias.

¿A quién agradecer, si no, cosas tales como perseguir a la secretaria porque te ha robado la cartera? ¿Contemplar a señores catedráticos embriagados, extáticos, delatándose bailando con su amante delante de todo el mundo? ¿A respetables miembros del personal arrastrarse completamente ebrios por las esquinas de la facultad? ¿A gente aclamándote por tu interpretación con una guitarra de plástico, reconociéndote incluso en la parada del autobús? ¿Gente entregándose como animales sobre la mesa de la sala de café del laboratorio? ¿Llamar cabrón sutilmente a un profesor, y que este se disculpe y sonría, para acto seguido carcajearse de cómo dos estudiantes casi se escalabran subiéndose a una silla?

Pero, sobre todo, ¿a quién agradecer que exista un país en el que todo esto jamás habrá pasado dentro de dos días?

Anuncios