Sábado, 20 octubre 2007

Sin mucho que contar

Posted in Batallitas a 20:38 por sergio

Como puede verse, últimamente no es que me apetezca demasiado actualizar esto. Tengo pendiente un post sobre Laponia, aunque me parece que como todo lo demás se quedará en el tintero 😦 Cuando vengáis de visita me pedís que os enseñe fotos, que merece la pena. Ahora me han enseñado una de la aurora boreal. Cabrones… Me tuve que quedar dentro preparando la tortilla de patatas, y cuando quise salir a mirar sólo se veía una mancha blanquecina.

Últimamente las cosas van bien. Sigo desmotivadillo, porque sigo con lo del año pasado, que ha terminado por aburrirme muchísimo. Ayer por la mañana tuve que dar un seminario sobre el tema, mi primera ponencia de este tipo, y gracias a que me echaron un cable muy gordo (se tragaron la presentación un día antes y me hicieron muchas sugerencias y correcciones) salió estupendamente.

Por lo demás, el martes tengo examen de Mecánica Cuántica I, que promete ser bastante gracioso. Ya me dieron la pasta de la beca, que al final han sido 2000 euros más de lo previsto. Dentro de un par de semanas empezaré a buscar piso. Ya contaré.

Otra cosita: el último episodio de Muchachada Nui incluye un vídeo con el que me he sentido muy identificado. Disfrutadlo.

Domingo, 7 octubre 2007

Y así de bien nos lo pasamos

Posted in Batallitas a 13:46 por sergio

La noche de ayer era una noche más o menos como las demás: fiesta en casa de algún finés a eso de las 6 – 7 de la tarde, tomar algo (en su caso tomar muchas cosas, incluida sandía ahogada en alcohol) y charlar, y luego salir por ahí.  Pasemos directamente a la última parte.

Vamos por la calle (por Kamppi) Joonas y yo (alguno más nos acompañaba), y ya llevaba una ligera cogorza de esas que me pongo pesado, aunque esta vez no mucho. Básicamente, me dio por sobarle la jeta a Joonas. Joonas me levanta sobre su espalda, pero entre que el chaval esta fuerte y yo no coordino, acabo cayendo de cabeza sobre el suelo. Me toco, y veo que estoy sangrando bastante. Así que nada, al hospital a que me miren.

Después de esperar demasiado rato (que aproveché para hacer carreras de sillas de ruedas con un chaval al que le habían partido la cara en algún bar, echar unos cantes y casi llevarme una hostia de un imbécil que venía con la novia), me miraron y no tenía más que una brechita. Me pusieron pegamento (¿?) y me dijeron que alguien tenía que despertarme cada 2-3 horas y hacerme preguntas para comprobar que no tenía nada grave.

Así que cuando llego a casa, despierto a Pedro (el portugués) y le cuento la situación. Se me queda mirando, pensando que estoy de coña… Al final, después de un rato largo, y comprobar que aún sangraba un poco, me cree. Me ha despertado varias veces, y parece ser que no me he vuelto mucho más idiota.

Pues eso. Ah, y que ayer me clavaron el atún fresco a 36 euros el kilo.