Martes, 24 abril 2007

Mi barrio mola mazo

Posted in Ración de choco-crispis a 8:47 por loximann

Por muchos motivos, aquí uno.

Anuncios

Domingo, 22 abril 2007

En el capítulo anterior…

Posted in Batallitas, Yo a 11:54 por loximann

En el capítulo anterior de El hombre más tonto del mundo en el país de los renos, dejábamos a nuestro estúpido, perdón, intrépido héroe con cara de circunstancias cuando los castillos en el aire (suponemos cementados con el resultado de las pajas mentales que se había hecho) se le desmoronaban. Nuestro héroe, con la mirada en el horizonte del incierto futuro de la búsqueda de una beca predoctoral, se dio la vuelta y se echó a dormir, dejando en manos de los hados su destino…

[Aquí iría la cabecera. La banda sonora… Pongamos que podría ser la de Doctor en Alaska]

Amanece un nuevo día en Finlandia. El cielo, igual que las expectativas de Loximann, el hombre más tonto del mundo, se va nublando. Mira por la ventana, y piensa que hay que hacer caso a Gloria Estefan, y que ahora por lo menos no va a tenerse que partir el cráneo para terminar el proyecto en menos de una semana (sólo en dos). Recoge sus cosas, y sube al laboratorio, a seguir con la tarea.

Al rato, baja a la sala de café. Perfecto, está justo quien hace falta.

– ¡Buenas y malas noticias! – exclama.

– ¿Cuáles son las buenas? – pregunta su supervisor.

– Ya no hay que darse tanta prisa con el proyecto. No voy a poder solicitar la beca… Y aunque pudiera, sucede una cosa: no sabían que quería trabajar con ellos – les detalla un poco más lo sucedido. El diámetro ocular de los oyentes aumenta a medida que avanza la historia.

– Ehm… Quizás hubiera sido una buena idea que les hubieras dicho ‘Quiero trabajar con vosotros’ – contesta el alemán, con una sarcástica sonrisa dibujándose en su cara, mientras sus ojos parecen decir ‘Pero qué tonto que eres, hijo, cómo nos lo pasamos contigo’.

– ¿Y qué vas a hacer? – responde el segundo de abordo del laboratorio, asistiendo atónito a la escena.

– En España no hay nada que hacer. Si no puedo solicitar la beca en este grupo… No la puedo solicitar con nadie.

“Bastante sospechoso sería que alguien me aceptara en menos de una semana…”, piensa.

– Así que supongo que tendré que buscar hueco en algún sitio fuera de España, no lo sé… Ya os preguntaré a ver si me podéis recomendar algo.

– Este… ¿Y habías considerado quedarte aquí?

[Zoom a los ojos como platos de Loximann. Pausa para la publicidad]

[Entrada de nuevo]

– Este… ¿Y habías considerado quedarte aquí?

Tras unos segundos de balbuceo, Loximann contesta:

– Ehm, bueno, con el gran jefe jubilándose en breve, y un buen puñado de estudiantes por aquí, no pensaba que eso fuera posible…

Sospechoso intercambio de miradas y sonrisas.

– ¿Cómo? ¿Tú? – pregunta a su actual supervisor.

– ¡No, no, no! Yo me voy en breve.

– Está por ejemplo Alemán número 2.

¡Alemán número 2! ¡Joven, brillante, simpático, culto, y amante del kalimotxo! Ni en sus mejores sueños podría haber imaginado un mejor supervisor.

– Claro, todavía habría que buscar financiación… Pero en principio eso no debería ser problema.

– Bien, pues tendré que meditarlo… Ya hablamos estos días.

– ¿Y las malas noticias?

– ¿Malas noticias? ¡Ah! Mppf… ¡Qué no me puedo ir a currar a España!

Sube a la oficina. Para durante un segundo. Y se pone a saltar como un poseso. ¡¡¡¡¡SSSSÍIIII!!!!! El Skype echa humo.

Y en el próximo capítulo:

– Bueno, hijo, es tu decisión. Si tú crees que es lo mejor, tú sabrás. Sería egoísta por nuestra parte pedirte que te quedaras.

[Corte]

– Joder tronco, me había preocupado cuando he visto una llamada tuya desde Finlandia. Me alegro de que sea algo bueno…

[Corte]

– Bueno, de momento no te puedo dar una contestación inmediata. De momento termina de escribir el proyecto. Todavía tienes que demostrar si eres espabilao o no.

[Corte]

– ¡Ueee! [Gritos guturales diversos afinados por varias jarras de cerveza] ¡Ya tenemos sitio pa acoplarnos en Vappu los próximos años!

[Corte]

– ¿¡Pero ya te has decidido!? ¡En un día!

– Bueno, es que ha sido como si un tipo me regalara un fajo de billetes de 500 euros, porque sí… Lo que he tardado en darme cuenta de que no había trampa ninguna.

[Corte]

– Por la financiación no te preocupe, que seguro que al final de algún lado saldrá. Si tú te quieres quedar, te quedas.

[Fundido a negro y fin]

Martes, 17 abril 2007

La vida, ese maravilloso castillo de naipes

Posted in Batallitas, Yo a 22:44 por loximann

Sólo puedo empezar pidiendo disculpas por no contestar los comentarios ni los e-mails de las últimas semanas. Durante los próximos días prometo ponerme con ello.

Como ya se dejaba ver en la anterior entrada, las últimas semanas han sido de locura. Como resumen, en Semana Santa tuve a la Hermandad del Santo Acoplamiento (mis amigos, como ya conté), y este mismo jueves estuvo por aquí mi familia, hasta el lunes. Los días entre medias los aproveché para liarme la manta a la cabeza y darle caña al proyecto, porque voy muy mal de tiempo.

Ayer era cuando pretendía ponerme al día con un montón de asuntos pendientes. El primero de ellos, empezar a mirar qué papeleos hay que hacer para solicitar la beca de investigación para empezar el año que viene con el doctorado. El primer paso del resto de los próximos años… Las cosas parecían muy claras: tenía bastantes posibilidades de que me dieran la beca, el grupo donde iba a trabajar era la leche, el sueldo no estaba mal, e incluso ya tenía un sitio en el que poderme ir a vivir. Pero a esta lechera que escribe se le ha hecho añicos el cántaro.

El año pasado la convocatoria salió hacia finales de junio, así que había tiempo de sobra. Me llevé una sorpresa bastante grande cuando vi que el plazo de entrega de papeles ya había comenzado, y la fecha límite era el 3 de mayo. A medida que miraba y remiraba los documentos, me iba poniendo más nervioso según me daba cuenta de que en la primera tanda de papeles ya había que tenerlo todo bastante planificado (se pide un informe sobre el proyecto), pero lo peor de todo es que para entonces necesitas estar licenciado. No me podía creer que las mentes pensantes de Educación de la Comunidad de Madrid hubieran realizado la convocatoria tan pronto, dejando fuera de ella a prácticamente todos los estudiantes que se gradúen en junio (excepto quizás a alguno de esos chiflados de Medicina o Arquitectura que hacen los exámenes un siglo antes). Alguna posibilidad tenía que haber. Así que empecé a mandar e-mails, básicamente a la Dirección General de Universidades e Investigación y al grupo con el quería trabajar… Y a dormir, a ver qué pasaba.

Por la mañana llega la respuesta a la segunda parte: me dicen desde la DGUI que hay que estar licenciado para entonces, que no hay más. El año pasado la gente que no tenía aún el expediente completo por estar de exámenes, pudo presentar un documento temporal con su nota media según los profesores se las iban filtrando. Entonces, estando de Erasmus, mis notas podían estar en el expediente tan pronto como lleguen desde aquí (un par de días más tarde, a lo sumo). Hablo con mi supervisor, y por él bien… Pero claro, que termine el proyecto YA. Eso significa comprimir un trabajo, que ya iba a ser apresurado, de dos o tres semanas a unos cinco días. Para colgarse. Pero me he puesto con ello, a pesar de los nervios que me habían entrado.

Por la tarde ha llegado la respuesta del grupo. Una respuesta que jamás podría haber imaginado. Tras leer de refilón las primeras líneas, sentí, literalmente, que el mundo entero se venía abajo. Me fui al baño a beber algo de agua, y mientras analizaba lo que acababa de leer, me entró un ataque de risa. No podía ser más ridículo. Volví al ordenador y releí el e-mail: “no recordamos haber hablado nunca específicamente de un interés tuyo por incorporarte a nuestro grupo para hacer una tesis doctoral con nosotros”. A esto, añadir que ya tienen dos estudiantes de segundo año de doctorado, con lo cual coger a otro no es la mejor idea. Y es que es cierto. Como mucho, llegué a comentar que no sería una mala idea trabajar con ellos, a lo que me respondieron que por ellos no habría problema… Pero desde luego, nada que se aproximara ni remotamente a algo formal.

¿Se puede ser más imbécil? ¿Cómo una persona que se supone adulta y mentalmente sana puede componerse unos esquemas mentales tan alejados de la realidad? Aún me lo estoy tratando de explicar.

En fin, viéndolo desde la perspectiva en la que me encuentro ahora (aunque sea una perspectiva aún muy limitada), lo cierto es que mejor. Al menos ahora tengo tiempo de pensar qué hacer. La verdad es que de España lo académico me llama más bien poquito… Así que de no trabajar ahí, no tiene mucho sentido quedarme (a no ser que encuentre algo, claro). Los motivos para quedarme allí serían otros (familia, amigos). De momento la posibilidad más clara parece buscar alguna posición fuera. Ya veremos.

EDITADO: Y ahora me iba a poner a ver un capítulo de Perdidos y resulta que es una peli porno. Menos mal que la tercera temporada es un chustele…

Lunes, 9 abril 2007

A todo esto… ¿Qué es de mi vida?

Posted in Batallitas, Yo a 23:41 por loximann

Porque esa es una de las preguntas principales que pretende contestar este blog… No, no es que pretenda que a la gente le interese mi vida. Este blog surgió como una suerte de diario, y como herramienta para poderme comunicar con mi familia y amigos… Y así ahorrarme 700 e-mails, y si alguien de vuelta me preguntaba que qué tal me iba, con darle la dirección me ahorraba la misma historieta mil veces. En cierto modo, el cometido se cumple. Por supuesto, esperaba que bastante más gente se interesara por mí, pero c’est la vie. Uno quiere seguir pecando de inocente, pero la realidad es tozuda. No quiero que se tome esto como que echo en cara nada, cuando habitualmente soy mucho más desastroso en estos temas, pero agradeceros de nuevo a los que me leéis el haceros sentir un poco más cercanos.

Pero vamos a lo que vamos. Durante este semestre, las visitas se han prodigado muchísimo. A finales de febrero tuve de visita a Carol. El tiempo fue terrible, y todo lo más interesante que hicimos (aparte de las múltiples ocasiones en las que estuvimos a punto de sacarnos los ojos) fue hacer una visita a Turku, antigua capital de Finlandia… Bonita ciudad, pero cuyos dos monumentos principales, el castillo y la catedral, que son también los principales de Finlandia, decepcionan si uno va con muchas pretensiones.

Catedral de TurkuCastillo de Turku
La catedral y el castillo de Turku, los monumentos más emblemáticos de Finlandia… Eso dicen

El fin de semana siguiente vino más visita, esta vez en parejita: Raúl y Clara. Por unas circustancias u otras, cundió mucho más, además de que hizo mucho mejor tiempo. Hubo dos días memorables: un sábado que fuimos a Kaivopuisto, el parque al sur del centro en el que dije que había estado tirándome en trineo. Todavía quedaba bastante nieve, y lo pasamos como enanos. Por la tarde, rematamos la faena con unas lentejas que quedaron espectaculares (con su sofrito, su chorizo, su morcilla, su morro de cerdo y su toque de comino) y una sauna. El lunes fuimos a Tallin. Nada nuevo… Excepto Olde Hansa, un más que recomendable restaurante medieval, donde por unos 20-25 euros podréis poneros hasta arriba de deliciosa comida preparada al estilo medieval (asados y demás), con una decoración muy resultona (para nada cutre, como cabría esperar) y un servicio absolutamente encantador (además de que las camareras son una delicia de mujeres, no lo vamos a negar).

KaivopuistoRaúl y Clara en el ferry a Tallin

Pero míralos, qué requeteguapos…

Y me estoy dando cuenta de que por hoy lo dejo, porque es muy tarde y me he hecho firme propósito de madrugar… A ver en qué resulta.

Lunes, 2 abril 2007

Fuera de servicio por acoplamiento masivo

Posted in Batallitas a 22:52 por loximann

Tengo una nueva ocupación que me impedirá actualizar el blog y contestaros a los comentarios en los próximos días: el pastoreo. Dar con la vara a los cuatro mangurrianazos que han venido de visita será difícil de compaginar con el blogueo…

Nos vamos  un par de días cerca de Rauma, una de las ciudades de madera más antiguas de Europa. Hemos alquilado una cabaña con sauna cerca de un lago, en Säkylä.

Ya contaré a la vuelta.