Jueves, 1 marzo 2007

¡Yeurghs!

Posted in Finlandia y los finlandeses a 12:30 por sergio

En Finlandia son típicos unos caramelitos negros de sospechoso sabor que llaman salmiakki. Salmiakki es también el nombre del cloruro de amonio (una sal perfectamente normal y comestible, no causa cáncer ni deformidades físicas como la taurina, o al menos eso dicen los Power Points que me llegan), que junto con el regaliz son los dos principales componentes de dicho “dulce”. Y entrecomillo dulce porque no lo tengo claro. Aunque el sabor a regaliz es lo más destacable, son claramente salados. Esto hace que se polaricen mucho las opiniones, y que fuera de los países nórdicos provoque un “¡Puagh!” seguido de un escupitajo. A mí la verdad es que me molan 🙂

Leyendo el artículo de la wikipedia hace ya meses, encontré el Marmite,  que por lo visto es un producto británico, fabricado a partir de no sé qué sobras en la fabricación de cerveza, y que también causa reacciones extremas: como dice su eslogan, “lo amas o lo odias”. Y hace un par de días, la casualidad quiso que encontrara a Andrew preparándose una tostada con un unte pegajoso de color marrón… ¡Coño, era Marmite! Me dijo que cuando quisiera, que yo mismo. Y esta mañana he decidido probarlo. La gente que me conoce sabe que pocas cosas hay que de verdad me desagraden. Pues ya hay otra para añadir a la lista. Imaginad echar una cerveza en una sartén, añadirle mucha sal, y ponerlo a cocer hasta que sólo quede un pringue pegado al fondo. Pues más o menos debe ser parecido al Marmite. En fin, después de tragar mucha agua, me he recuperado del susto… Supongo que será penitencia gastronómica: son conscientes de tener una cocina tan nefasta que se torturan comiendo la mierda esta. Eso espero, al menos…

Anuncios