Viernes, 26 enero 2007

El pueblo quiere sangre

Posted in Ración de choco-crispis a 14:49 por sergio

A veces, uno tiene motivos de sobra para estar felicísimo a 3000 km de casa. Y a veces uno tiene muchos y muy grandes motivos. Y a veces, uno tiene muchos, muy grandes motivos, y su casa está en España.

La sociedad española pasa ahora por uno de sus momentos más lamentables. La palabra que más se repite desde hace unos años: crispación. Cualquier cosa vale para estar cabreado, excepto las cosas importantes de verdad, lo que nos afecta seriamente, como la educación, la seguridad o la economía.

Uno de los temas que más cabrea al personal es el terrorismo. Y hay un sector de la población que curiosamente se puede identificar bastante bien con el derechismo y la Iglesia, cuyos más visibles exponentes son el Partido Popular y la Asociación de Víctimas del Terrorismo, que les basta oir la E de ETA para ponerse a pegar berridos. En primer lugar hay una cosa que me parece bastante evidente: esta gente no quiere la paz en el País Vasco, lo que quieren es ver a los etarras pagando por sus crímenes. Lo último por encima de lo primero. Si existiera la mágica posibilidad de que chasqueando los dedos hubiera paz para siempre jamás con el único precio de que los etarras salieran a la calle, se negarían rotundamente. Que a mí me parece estupendo, que piensen lo que les dé la gana, pero que no vengan como adalides de la democracia.

La AVT, pasando ya de tapujos, es uno de los grupos que más desprecio y asco me causa ahora mismo dentro de la sociedad española. Hasta hace bien poco no se oía gran cosa de ellos, pero desde la llegada del PSOE al poder no han dejado de dar por el culo, clamando venganza contra ETA, y acusando al gobierno de todo lo que han podido y más, intentando boicotear el llamado “proceso de paz” (que ya estaba condenado a morir desde el principio, de todas formas).  Es el problema de pensar que ser víctima de algo te da la razón. En resumen, que parecido a la peli, en sus siglas la V es de venganza, escudados en que su sufrimiento les da derecho a hacer sufrir. Me recuerdan a Sharon y compañía.

He estado leyendo en El País algunos artículos sobre de Juana Chaos. La verdad es que la cosa tiene cojones. No sé si seré yo un monstruo (fijo, he dicho que la AVT me da grima), pero no me parece un caso muy democrático. Un mes antes de salir de la cárcel lo dejaron en prisión preventiva por dos artículos, El escudo y Gallizo, y al final le terminaron condenando a 12 años (le querían meter 96 al principio). Lo primero, no me parece que por los artículos se le pueda condenar por amenazas terroristas, y lo segundo, 12 años me parece una bestialidad. A otros que han metido en la cárcel por este delito les han metido 2 años como mucho.

Para mí esto tiene un nombre: guerra sucia contra el terrorismo. Y esto es lo que genera más violencia. Si no fuera por todas estas cosas (torturas, ilegalización de partidos políticos y medios de comunicación, represión policial, detenciones ilícitas, etc), nadie se pondría a pegar tiros, excepto cuatro dementes. Pero esto es lo que prende fuego, esto es lo que hace que inofensivos descerebrados se conviertan en terroristas y asesinos profesionales. Y si de Juana Chaos muere… Un mártir, lo que faltaba.

Por si acaso hace falta, de Juana Chaos no es mi amigo, ni mucho menos. Me parece absolutamente deleznable, por formar parte destacable de una organización terrorista carente de sentido y por ser un asesino. Con esto sobra para seres medianamente racionales.

Os dejo tres vínculos más:

Carta abierta de Manuel F. Trillo, profesor de derecho, a Amnistía Internacional.

– “Todo es defendible en Derecho”, artículo de El País. Un resumen de toda la historia.

Artículo de Tiberio sobre las consecuencias del atentado de Barajas, de muy interesante lectura.

Anuncios