Lunes, 15 enero 2007

Mi vida en Finlandia. Parte 2, capítulo 1

Posted in Batallitas, Finlandia y los finlandeses a 16:57 por sergio

Ya estoy de vuelta. Ha sido un mes increíble, como ya decía. Saliendo bastante, currando lo justo (en cosas que no tenían que ver con estudios, de todas formas), visitando a (y recibiendo vistas de) familia y amigos, y alguna otra cosilla.

Llegué ayer mismo. El viaje fue raro. Se me pasó rápido; fue como coger el metro para ir a clase o algo parecido. Hubo algún problemilla, como que perdí las tarjetas de embarque antes de salir y me tuvieron que hacer copias. Resulta que las había dejado en una bandeja en el control de seguridad… El resultado fue quedarme sin comprar un par de botellas de vino y una de ron por tener que salir corriendo al llamarme por megafonía, y llegar completamente sofocado al avión. Hice escala en Munich de nuevo. Le escribí un mensaje a Johannes (“Ich bin aus Deutschland…”), y él me contestó lo primero “Tu madre est kalba!”. Je, aún se acuerda.

La espera de las maletas y el viaje en autobús fueron un poco raros: el sonido del finés tiene cierta similaridad al español, y yo veía españoles por todas partes. A la vuelta, finalmente, me encontré con una vecina española que iba con un grupo de Erasmus al Onnela.

Llegué a casa decentemente pronto, a eso de las 23’30. Estaban todos; Andrew había llegado ese mismo día, Martin llevaba bastante por aquí (con un tobillo bastante fastidiado), y Luca, un estudiante de Físicas italiano ocupaba ahora la habitación de Johannes. Me llamó muchísimo la atención una cosa: dejaba su puerta abierta. Hasta ahora, yo era el único que lo hacía regularmente. Parece un tipo muy majete por lo poco que he hablado.

Saqué las cosas de la maleta, e intenté conectarme a Internet, pero parece ser que hay algún tipo de problema con la conexión, según me han dicho esta mañana en el servicio técnico.

Hoy he dormido hasta tarde, y he venido al laboratorio al mediodía, después de comer. He empezado a hacer un listado de todos los ordenadores de laboratorio, con IP’s, habitaciones, y demás. Ahora supongo que me pondré a buscar referencias para escribir el ensayo de la Escuela de Invierno, aunque no tengo muy claro aún sobre qué hacerlo…

Por cierto, Alba, si lees esto antes de que me funcione Internet en casa y te envíe el correo, la respuesta creo que es obvia: me va un poco mal ir a hacer las fotos de la orla 😛 Gracias de todas formas.