Jueves, 21 diciembre 2006

El juego de las diferencias

Posted in Batallitas, Finlandia y los finlandeses a 2:18 por sergio

Llegué a Barajas el lunes a las 14:05. Vuelos con Lufthansa, escala en Múnich. Me compré la expansión del Bohnanza y el 6 Nimmt!, no pude evitarlo. Conocí a un abogado navarro, Fernando, que venía de Washington de hacer las prácticas de un máster. Siempre es un placer encontrar a gente amable, mejor, encantadora, con la que intercambiar unas palabras. Ojalá le vaya bien.

Las cosas se empezaban a hacer raras. Lo primero: la gente alrededor hablaba español. Oir español era un alerta normalmente; me costó centrarme en mis primeros minutos. Los corrillos de viajeros, los empleados… Era una sensación muy extraña.

Toda mi familia había venido a buscarme, abuelita incluida. Salimos a la calle, y otra novedad: ¡Sol! A las dos y media, un maravilloso cielo despejado y azul permitía el paso a ese tesoro dorado del cual me había olvidado… La sensación de ¡calor! dentro del coche, casi sofocante, mientras la luz nos bañaba y las lunas nos protegían del frío viento.

Y otra diferencia: el horrible tráfico. Tantos, tantos coches.

En casa, un estupendo cocido madrileño. No me quejo de la comida en Finlandia, pero se echaba en falta. Por la tarde aproveché para ir a recoger mi título de inglés de la Escuela Oficial de Idiomas. ¡Por fin, conducir después de tres meses! Menos mal que la distancia era corta, y no me comí atasco.

Por la noche vinieron a verme un buen puñado de mis amigos. Mami y papi prepararon tortilla de patatas y unas bolas de patatas y bacalao rebozadas que estaban de muerte. Probamos el 6 nimmt!, aunque nos equivocamos y usamos 5 filas en vez de 4. A pesar de todo, el juego es muy divertido, y cuando empecemos a jugar pensando y usando estrategia va a ser la releche.

Martes por la mañana, me voy a hacer recados con mi padre (atascos y burocracia en el proceso, me estoy metiendo una buena dosis de Madrid), y ya llevo a arreglar el portátil, me paso por la Universidad a pedir créditos por el título de inglés y saludo a los compañeros, y me invitan a comer. Gracias por la bienvenida, gente 🙂 A última hora de la tarde me voy a limpiar un piso que teníamos alquilado, y que tengo intención de okupar yo. El anterior inquilino lo había dejado hecho un asco. Cualquier cosa que podáis imaginar es infinitamente peor. Mi madre y mi hermana habían sacado unas 10 ó 12 bolsas de basura, y yo saqué 7 y una caja llena de papeles.

Hoy he estado en la obra de teatro de GETA, que en realidad eran dos obras, y con ambas he disfrutado; me han invitado a comer, y he estado viendo lo bien que se lo pasan los telequitos con Bricomanía. Por la tarde he estado en Chueca tomando vinitos y viendo a más gente, además de recibir halagos por lo guapísimo que estoy (¬¬) y volver a soltar borderías con la metralleta que tengo por lengua. Gracias y perdón, aunque también gracias y gracias (por dejaros).

Pues eso, ya estoy de vuelta. Menuda mierda acabo de escribir, por cierto.

Otra diferencia, que se me olvidaba: las casas en Madrid están horriblemente aisladas. Aquí hace mucho más frío dentro de casa que en Finlandia, aún cuando allí el radiador casi no funciona y aquí está a plena potencia.

Lunes, 18 diciembre 2006

Guía práctica para perder el tiempo. Hoy: infraseres musicales

Posted in Guía práctica para perder el tiempo, Música a 2:04 por sergio

A raiz de un vídeo que han mandado en AmigotesDnD-es, he empezado a escarbar por este descomunal pozo de inmundicia que es Internet, y he encontrado cosas espectaculares… He visto osas que vosotros jamás creeríais. He visto atracones de fabada y también de morcón. Pero todos esos momentos se desvanercerán como lapos en una piscina… (Espero que Su Santidad Pedro Vera me perdone por citarle mal).

A ver, que se me va el panchito. Es lo maravilloso de la hera dijital, que cualquier cenutrio puede verter su mierda y que los demás nos la tengamos que tragar; o que cualquier cenutrio encuentre los excrementos vertidos por otro y los ponga en medio de la plaza del pueblo para que todos lo veamos. Y qué diver que es.

Delfín

Empiezo duro. Este es el tipo que ha empezado la discusión. Lo primero, es extremadamente cutre. Hecho sin medios, sin habilidad, y lo que es peor, sin gusto. La música es atroz, nada rima (miento, pero lo que rima da lástima), la actuación es nefasta, el vestuario ridículo… Pero lo peor es la poca sensibilidad que tiene el muy hijo de puta. Es que intenta ir a hacer daño de verdad y no creo que metiera tanto la pata.

SOTOK

Este me lo mandó Gonzalete hace ya tiempo, pero creo que merece la pena retomarlo. He leído que puede ser parte de una campaña del Renault Mégane, y no me extrañaría ya que hay bastante presupuesto en el videoclís. Bizarrismo en estado puro (el inconsciente me ha traicionado y he puesto puto al principio…). Sotok (¿Sotoca?), su voz nasal y su orquesta de marcianos son el futuro de la música.

Yasuri Yamileth

Una Mariyesi cualquiera, pero de Panamá. La calidad es estupenda (si digo otra cosa, me saca la Gillette…).

Pero no todo en esta vida perdura… Si queréis saber la verdad de Yasuri Yamileth pinchad aquí.

El Feo desde Panamá

Sigamos con Panamá, que además del estrecho, los sombreros y Jack, parece que tienen mierda a paladas. Un tío que no es que sea feo, es que parece un catálogo de deformidades faciales andante. Pero eso sí, con un rabo de aquí a… Panamá, por ejemplo, que para eso es reguetonero.

Un clon de Shakira

Este lo pongo por poner, porque yo no noto la diferencia con Shakira…

Musiquito

Todo un clásico. Musiquito se hizo grande el el mítico programa El Rellano, propulsor de grandes leyendas de la música como Cañita Brava.

El Príncipe Gitano – Indegueto

Olé, y olé. Hay que echarle huevos para subirse al escenario sin tener ni pajolera ide ade inglés y destrozar una canción de esta forma. Yo no sé como las coristas no se partían de risa y aguantaban el tipo. Ale, aprended inglés.

En fin, esto es todo. Enviad vuestros descubrimientos, por favor. Me voy a domir, que mañana por la mañana cojo el avión para Madrid. Nos vemos.

Domingo, 17 diciembre 2006

Contrastes

Posted in Divagación etílica a 4:47 por sergio

En Finlandia se llevan mucho los contrastes. Por ejemplo, salir de la sauna y meterse en agua muy fría. Eso hice en Laponia, en un agujero en un lago helado (tengo pendiente escribir sobre el viaje, prometo que lo haré…), y eso hice el viernes de la otra semana bañándome en el mar.

Parece que se me ha contagiado, y aplico los contrastes a todo lo que se pone por delante. Desde que estoy de vacaciones (más o menos) es lo que llevo haciendo.

Jueves por la mañana, últimas horas de la Escuela de Invierno de Química Teórica.  Jueves por la tarde fiesta en el laboratorio; después fiesta en casa (unas veinte personas, consiguiendo la segunda llamada de atención de los vecinos en nuestra estancia) y después fiesta Erasmus en un bar del centro (pocas veces he visto más golfeo), y muchas, muchas cosas raras y absurdas suceden. Viernes por la mañana, examen de ISEE. Por la tarde, ir a ver al Coro de Sanctae Ceciliae, donde canta un amigo del laboratorio; por la noche veo El Gran Lebowsky. Hoy por la mañana tranquilo, veo El Viaje de Chihiro. Por la tarde fiesta de graduación de Lauri (es un tío) y de cachondeo hasta las tantas…

En fin, que tan pronto estoy con un relax absoluto como desparramando como un salvaje.

Pero qué bien me lo paso…

Jueves, 14 diciembre 2006

¡Las becas de la CAM ya han salido!

Posted in Org... Erasmus a 17:17 por sergio

Los listados los podéis comprobar aquí. No, en la página web de la Dirección General de Universidades e Investigación no saben nada, parece ser.

Han tardado, los cabrones…  Pero toy contento 😀

Martes, 12 diciembre 2006

¿¡Pero qué xf&%rd!#@t$ es esto!?

Posted in Finlandia y los finlandeses a 0:02 por sergio

El sábado al mediodía, y cuál fue mi sorpresa cuando me encontré al escuadrón mangurrián haciendo limpieza. Pero limpieza, limpieza. Todo tiene su lógica, y es que los de HOAS suponemos que se pasarán a hacer revisón, y si lo tenemos hecho un asco nos pueden hacer pagar pasta para que alguien venga a limpiarlo.

Pero oye, de puta madre. Era muy gracioso ver a Andy ponerlo todo hecho un Cristo con la fregona (el concepto de escurrirla no le debe quedar claro), o a Johannes fregando las escaleras (fregaba un escalón, se ponía encima del que acababa de fregar y fregaba el de más abajo) o pretendiendo limpiar… cualquier cosa con el producto este de limpiar la madera. Que encima se chinó cuando le dije que es un cenutrio.

El caso que me sumé a la faena, y me encargué de lo que faltaba de cocina. No mucho, es cierto: habían sacado todo lo de los muebles, lo habían seleccionado y habían ordenado lo que valía, y lo que no a tomar por saco. Yo me encargué básicamente de rematar un par de armarios, limpiar debajo del fregadero (olía a vinagrazo que echaba para atrás), barrer y fregar. Y metido en faena, una sorpresa. ¡Resulta que debajo del horno, hay un cajón! Esta casa no para de dar sorpresas, después de tres meses siguen apareciendo cosas. En fin, dentro había una bandeja de horno, una sartén, una tapa, un montón de mierda, y un… Una… Joder, ni idea. He decidido preguntar a los mayores expertos, pero esta es toda la respuesta que he obtenido:

Katxarro 1

Un primer plano del artefacto:

Katxarro 2

Si alguien es capaz de solucionar esta duda existencial, le estaré eternamente agradecido.

Domingo, 10 diciembre 2006

Contestando

Posted in Inclasificable a 16:36 por sergio

Las 16:20 y ya es noche cerrada. Hay una capa de nubes espesísimas que acentúan la oscuridad mucho más. Al menos no es un día particularmente frío (mi termómetro marca 7 ºC). Este invierno esta siendo muy muy raro. La temperatura media en diciembre suele ser de unos 0ºC, y está siendo de unos 5-7 ºC. Va a ser duro volver en enero, cuando me encuentre de golpe con -10 ºC.

En fin, aprovecho este rato para contestar a todos los comentarios que me hayáis dejado, mientros me como unos espaghetti carbonara que me han quedado de lujo que te crujo, aranclán. Estas semanas han sido liosas, como ya dije, y no he tenido demasiado tiempo libre. El único día que podía haber hecho algo lo tiré a la basura por completo. Esto me recuerda que sigo teniendo e-mails pendientes… Especialmente uno, pero como ya la tengo acostumbrada a las esperas, que se fastidie 😛

Ya falta poquito…

[editado] Ya están todos contestados. Algunas de las respuestas las podréis encontrar fácilmente en el recuadro “Comentarios recientes”, a la derecha, mientras no se escriban más comentarios, claro.

Sábado, 9 diciembre 2006

Una anécdota

Posted in Yo a 16:40 por sergio

Da igual que día fuera, lo único importante es que era otro día más; ni gris, ni aburrido, pero que daba la sensación de haber sucedido antes, como si un demiurgo se hubiera quedado sin ideas y estuviera usando papel de calco para ahorrarse trabajo. Es comprensible entonces que yo decidiera no dedicar ni un ápice de mis energías ni mi tiempo a prestar atención a nada de lo que me rodeaba. De un modo o de otro, me encontraba caminando. Tampoco es importante hacia dónde me dirigía, aunque si lo hubiera sido no podría recordarlo.

Cuando me di cuenta, estaba buscando el monedero en el bolsillo. Tardé unos segundos en darme cuenta de lo que había sucedido: absorto en mis pensamientos (o en la ausencia de ellos), me había parado a contemplar el escaparate de una pastelería, hacía escasamente un minuto. Y recordé por qué había entrado: el motivo estaba ahora en la mano de la pastelera, y una gran ansiedad me invadió al momento. No había nada más en el universo que aquel pequeño pastel y yo. Cuando lo tomé en mis manos, lo examiné durante un momento. Me preguntaba qué sería aquello que me había atraído tan poderosamente. No parecía tan suculento, pero sin embargo tenía una gran curiosidad por probarlo.

Lentamente, lo acerqué a mi boca, y lo palpé suavemente con los labios. Di un pequeño mordisco, y podía notar con todos los sentidos como una a una, todas las capas de hojaldre se iban rompiendo delicadamente entre mis dientes. Abrí los ojos, y di otro pequeño mordisco. Esta vez, el dulce sabor de la crema y el regusto ácido de las bayas se mezclaron en mi boca, en una increíble sensación de placer. El sonido de las campanillas de la puerta me despertó de mi ensueño, y salí precipitadamente, empujando sin darme cuenta al cliente que entraba.

Seguí caminando, disfrutando con fruición de mi hallazgo. Era un mundo nuevo abriéndose ante mí. Pensaba en todas las posibilidades que esto tendría ahora; apenas podía contener el gozo.

Cuando me había comido más o menos la mitad, fue cuando me percaté de que aquel hombre me estaba mirando. No recuerdo nada de él, porque no había nada que recordar. Eran un rostro tan vulgar, una talla tan vulgar y una ropa tan vulgar, que (aún teniendo ahora la sensación de haber perdido por completo la cordura) sólo puedo pensar que en realidad nunca tuvo ni cara, ni cuerpo, ni vestiduras. Creo que sólo tenía ojos. Unos ojos que me miraban fijamente, inexpresivos, que aunque se dirigían hacia mí parecían estar observando algo que sucedía infinitamente lejos.

Me senté entonces en un banco, y no me sorprendí en absoluto cuando él se sentó a mi lado.

¿Quién eres? – le pregunté.

Solo se encogió de hombros. Sin saber muy bien que hacer, le miré, y miré de nuevo el trozo de pastel que quedaba. Tendí la mano, y se lo ofrecí. Sin pronunciar palabra, y sin levantar su vista de mí, lo cogió y lo arrojó a una papelera que había a su lado. Lo hizo muy despacio, y yo se lo podría haber impedido sin esfuerzo. Sin embargo me quedé mirando. Tardé unos segundos en reaccionar.

¿Por qué? – dije, más impotente que enojado. – ¿Por qué lo has hecho?

De nuevo se encogió de hombros. Se levantó, y se alejó dando grandes zancadas. Cuando desapareció de mi vista, me acerqué a la papelera a buscar el trozo de pastel, pero me detuve, dándome cuenta de lo absurdo de mis intenciones. Ya no quería seguir comiendo, el pastel estaba ahora manchado. Quizás podría limpiarlo un poco, pero el recuerdo de dónde había estado haría que cada bocado se tornara horriblemente desagradable.

Miré apesadumbrado hacia la calle por donde el hombre había desaparecido, y meneé la cabeza.

– Qué forma tan estúpida de desperdiciar la comida. – pensé, mientras me limpiaba las manos.

Viernes, 8 diciembre 2006

Mi primer póster

Posted in Yo a 11:24 por sergio

Salgo en 10 minutos para un seminario de estudiantes de Química y Física teóricas, donde tenemos que presentar lo que estamos investigando. Yo tengo que llevar un póster, donde explico qué es lo que estamos haciendo y los resultados que tenemos.

Por el momento el proyecto se encuentra en una etapa muy preliminar, así que poco puedo enseñar. Para haceros a la idea, en general los pósters son tamaño A0 ó A1, y el mío es un A3 (y encima en blanco y negro, que lo he tenido que hacer ampliando con la fotocopiadora… Qué cutre).

En fin, que estoy contento. Por fin puedo enseñar algún resultado. Además, mientras lo hacía y leía artículos de otra gente me han dado un montón de nuevas ideas.

Como veis escribo poco: he estado un poquito liado, ayer tuve el examen de Organometálicos (reloaded) y tenía que acabar el poster. Ahora solo me queda rematar un programa para IESS, y si acaso estudiar para el examen (ya la tengo aprobada, así que falta falta no me hace).

Un abrazo muy fuerte, y gracias por seguir ahí. Dentro de poquito nos vemos 🙂

Martes, 5 diciembre 2006

Una canción para entendérsenos un poquito

Posted in Finlandia y los finlandeses a 21:22 por sergio

Esto lo he sacado del blog de Adri, que al final parece que solo estaba en coma…

Ala, con Dios, que estoy infinitamente vago.

Viernes, 1 diciembre 2006

¡Libre!

Posted in Batallitas, Yo a 15:44 por sergio

Acabo de llegar de la presentación que me tocaba hacer para RQC: “Inclusion of relativistic effects in extremely accurate theoretical thermochemical methods”. No ha salido nada mal, teniendo en cuenta que lo he medio preparado en mi viaje a Laponia, y desde el miércoles hasta hoy, y hoy los primeros síntomas de lo que parece ser gripe han empezado a atacar, incluida una poquita de fiebre de nunca viene mal.

En fin, este fin de semana intuyo que lo pasaré en cama (en la mía, quiero decir), así que aprovecharé para actualizar lo del viaje a Laponia, que ha merecido mucho, mucho, mucho la pena, y contestar a vuestros comentarios, majetes 🙂