Viernes, 27 octubre 2006

Al fin algo de paz

Posted in Batallitas a 1:50 por sergio

Lo siento, pero hoy toca brasa. Llevo bastante tiempo sin contar cosas, y me hace falta.

La semana pasada prometía ser estresante. Y lo fue. El viernes tenía un examen para el cual no había estudiado, y tenía que preparar un ejercicio para esa asignatura. Los otros cursos, de todas formas, me quitaban mucho tiempo, así que apenas pude estudiar durante esa semana. La semana pasó de forma bastante penosa, ni física ni anímicamente me encontraba nada bien, y cuando casi todo el mundo estaba saliendo yo sólo me fui a tomar unas cervezas al Onnela cuando vi que no había más que hacer.

El viernes fue el examen. Llegué, lo leí, y me fui. A lo mejor podría haber sacado un 2 ó un 3 (lo dudo), pero no pensaba matarme a darle vueltas cuando era imposible aprobar. El asistente me dijo que hablase con el profesor (no había podido venir), que seguro que me podía repetir el examen. Mañana iré a hablar con él, pero ya me ha confirmado que no hay problema. Aquí, como podéis ver, te ayudan un montón.

Por otro lado, el viernes entré muy nervioso al examen por otro asunto. Resulta que hace unos días me inscribí para un encuentro de estos que hacen por aquí. Po fale, pues lo relleno. Sólo dos problemas: “Título”, y “Hotel”. Cuando me hablaron de esto, dijeron que si nos queríamos quedar en el hotel, que el laboratorio pagaba. Pues vale, pues marcamos habitación sencilla, si es gratis… Sobre título… ¿Qué se supone que debe ir? ¿Doctor, o señor y cosas de esas? Lo dejo en blanco mejor. Vaya por Dios, es obligatorio. Pondremos “Mr.”.

A los pocos días me llega la respuesta: las frases “Por favor, ¿podría usted dar un título de verdad para el título de su charla?” y “Veo que estudia en la Universidad de Helsinki. ¿De verdad necesita un hotel?” me hicieron sentirme con ganas de tirarme por la ventana, pero comprobar que el que me mandaba el e-mail es uno de los profes de ISES, me remató. ¿Se puede hacer más el ridículo? El caso es que por lo visto se supone que tengo que dar una charlita de 15 minutos contando lo que estoy investigando, o hacer un póster de esos científicos y exponerlo. Y todavía estoy sin resultados. Más me vale tener algo en un mes, o voy listo. Por suerte parece que sí los va a haber, mañana me pongo en harina. Le mandé un mail al tipo pidiendo disculpas y demás, y no he recibido respuesta. Aún se estará partiendo de risa por el suelo.

El fin de semana salí lo justo, el sábado fui a una fiesta que organizan por mitad del semestre (aquí tienen 4 periodos, muchas asignaturas duran sólo 2 meses). De hecho, esta semana se supone que tocaba descanso para hacer los exámenes y demás. Un descanso del que todo el mundo ha disfrutado (Erasmus y demás), menos el chache. Ah, el sábado fui a hacerme el famoso pendiente. Me dio por ahí, aunque llevaba bastante tiempo dándole vueltas. Aquí os paso una fotillo.

Pendiente

Disculpadme por la cara de chungo-flipao que me salió. No es intencional.

El lunes fue el Día de la Química Computacional, en el CSC. Es un centro de computación científica, que ofrece servicios como cursos y recursos computacionales a centros científicos de toda Finlandia. Allí hice el curso de Turbomole, por cierto. Por la mañana había varias ponencias, y por la tarde había sauna. Sonaba bien. Cuando llegué me encontré con algunas caras conocidas, y conocí a más gente. Las ponencias en general merecían la pena; gente de distintas partes de Finlandia contaban lo que investigaban. Bastantes de ellas tenían que ver con diseño de drogas (medicamentos, no pensemos mal :P); no pensaba que se abordara tan seriamente el cálculo de macromoléculas con métodos computacionales.

Por la tarde vino lo interesante: sauna. Esto sí que fue una sauna de verdad. Cena estupenda (patatas asadas y salmón, ensaladas y más cosillas, regada con Chardonnay, y tempranillo Freixenet (acabo de ver que han comprado algunas bodegas riojanas), y cuando se acabó cerveza y sidra. El sitio, genial. El séptimo piso del edificio donde está el CSC, está dedicado íntegramente a esto. Es una habitación muy grande, con sofás, mesas, butacas, una chimenea, tele, equipo de música, una decoración aceptable, y luego hay una terraza que da a un lago bastante grande, rodeado por un bosque. Teniendo en cuenta que es una de las zonas más “de negocios” (Nokia tiene al lado su central), es sorprendente lo bien que se integra en la naturaleza. El caso es que la tarde la pasamos cenando, charlando y riendo. A la sauna primero entraron las mujeres, y luego nos tocó a nosotros. Básicamente funciona igual que en el gimnasio, pero esta vez con más gente y éramos más conocidos. La sauna molaba un montón, una de las paredes era un cristal tintado que daba al lago. Cuando salías de la sauna te ibas al vestuario, que tenía sillones de mimbre para sentarse y tomarse unas cervezas. Y así raja que te raja, hablando de esto y de aquello. Te vuelves a meter a la sauna, te duchas, hablas, etc.

Una vez fuera, salir a la terraza a sentir el viento fresco y la llovizna encima, con la sangre palpitando fuertemente todavía en la cabeza, fue un placer difícil de describir.

Después cinco de nosotros nos fuimos a tomar unas cervezas. En el taxi íbamos apretadísimos, y dio para bastantes bromas absurdas. El grupo era gracioso. Para variar yo era el pipiolo con mucha, mucha diferencia (mínimo siete años, me temo). Lo pasé muy bien. Al final llegué a casa a las 12, cuando esperaba haber llegado a las 6 o algo así.

Fue un día muy especial… Ahora me resulta un poco difícil describirlo. Básicamente, mi sensación era de que no podía estar en un sitio mejor en todo el mundo en ese momento… Las experiencias que estoy teniendo son impagables.

El día siguiente tenía un curso, en el CSC curiosamente, sobre CPMD, un programa de dinámica molecular. Obviamente estaba baldado, y el tío se pasó con la teoría tres pueblos. Además había peña que se dedicaba a trabajar (se conectaban a la red del laboratorio desde allí), y se hacía difícil seguir nada con la peña aporreando el teclado. No sé para qué viene la gente, tirando su tiempo y el dinero de quien le paga. El día siguiente fue similar… Fatal. Tuve tanto sueño ambos días que me pasaba horas desvariando, pensando gilipolleces, como si me acabara de despertar. Creo que no he tomado tanto café en mi vida, cosa de 5 ó 6 tazas cada día, de las 9 a las 17.

El martes era la fiesta de cumpleaños de Johannes. Me lo pasé de la hostia, aunque al principio estaba demacrado. Vino un montón de gente, y al final echamos una partida al BANG!, aunque el cabronías de Sönke (un alemán muy majo, que ya sabía jugar) me mató el primero. De vez en cuando me tenía que levantar a calcular mierdas de estados de transición de una SN2 para un ejercicio que tenía que entregar al día siguiente, pero afortunadamente el ordenador, que sigue jodi(en)do, petó y pude disfrutar de la noche.

El miércoles (depués del curso, como ya he dicho) fui a casa a dormir y a terminar varias cosillas. Aproveché un poco para estudiar para el examen de hoy. Ha salido bastante bien. Estaba chulo, había partes de ejercicios con ordenador, y partes de teoría. Ya veremos los resultados. Luego poco más; he estado en el laboratorio, solucionando problemillas con los ordenadores (resulta que le había pisado la IP al segundo más gordo del departamento y no le iban las cosas, pero es un tío de puta madre y lo hemos arreglado), y resolviendo ejercicios que tenía que rematar. Por ahora voy casi al día…

Y ya está, creo que esta es toda la brasa que tocaba por hoy.

¡Ah! Si véis que algún comentario no sale, decídmelo: muchos me los filtra como Spam… Intentaré solucionarlo.

Anuncios

6 comentarios »

  1. Blanca said,

    Porque hoy… y cada día estoy más orgullosa de ti.
    Un besazo!

  2. Pat said,

    Buahh! Yo pensé que el pendiente era más extravagante!! Eso sí, te queda bien, he de decir que yo le doy el visto bueno 🙂

    Saludos desde Madrid!

  3. vichi said,

    ME ENCANTA EL PENDIENTE!!!
    ya me leere el resto y opinare mas decentemente

    beso

  4. Cristi said,

    Jaja que reguapo. Besitos

  5. loximann said,

    Blanca: Porque desde hace un tiempo me das más y mejores sorpresas, y me haces digno de compartir tu sangre.

    Pat: Si quieres me cuelgo una bombona de butano… Los pendientes medicinales son así. Gracias por tu aprobación de todas formas 🙂

    vichi:  Y a ver si te curras un emilio y me cuentas algo de tu vida. Un beso, y gracias.

    Cristi: Ya sabes lo bueno que estoy, no me hacen falta suplementos para ser así… Tú ya sabes de lo que hablo, los guapos somos así 😛

  6. Unai said,

    El pendiente no está mal pero tu eres más feo que un pecado!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: