Domingo, 15 octubre 2006

¡Rumba finlandesa!

Posted in Batallitas, Divagación etílica, Finlandia y los finlandeses a 3:25 por sergio

Voy a empezar pidiendo disculpas, porque esta semana he tenido el blog bastante desatendido, y no sólo el blog, sino a gente que me ha escrito. Tenía un par de artículos (sí, Cova, los llamo artículos) pensados que quería haber escrito, pero entre unas cosas y otras al f¡nal nada. Una de las causas ha sido que entre el martes y el jueves he estado hecho una mierda cuando no estaba ocupado o pasándolo bien, y ayer viernes estuve liado. Intentaré hacer un resumen de la semana mañana.

Otra disculpa es para Adri (si me lees…). Juro que hoy no iba a salir, pero a eso de las 10 Martin me ha propuesto plan y no he podido decir que no. Estaba un poco hasta el ciruelo de todo, y lo necesitaba. Espero que al menos mañana (domingo) no os llueva y podáis disfrutar de nuevo de Nuuksio.

El caso es que como decía esta noche no iba a salir. Tengo un lío de cojones para la semana que viene (tres ejercicios curiositos y un examen que no he empezado a preparar), y debería currar MUCHO. Hoy he empezado, pero tenía cosillas en casa acumuladas. Además me he levantado tarde porque ayer estuvo Raúl en casa (un colega de Madrid) y estuvimos hasta las tantas disfrutando de la cerveza estonia y del Bohnanza. Qué juegazo, la leche. Como decía, estaba yo empezando a estudiar el método de Hartree-Fock y asoma la rubia cabeza de Martin por la puerta, y me propone ir a un concierto en el que toca el hermano de Joonas. Tras dudar por un momento, me decidí a ir… Necesitaba salir, no sé por qué. Qué bien he hecho.

El caso es que Martin no sabía qué tocaban. “It’s not rock” es todo lo que me ha podido decir. Cuando llegamos al garito y vimos que ponía (en español) “Noche de rumba”, nos sorprendimos un poco. Era un sitio de categoría bastante buena, con mesas, cócteles y camareros que te sirven en la mesa.  Había un par de colegas de esta gente; una chica había vivido cinco meses en Madrid y hablaba algo de español. No sólo eso había adquirido en España, como ahora contaré.

Para beber empecé por un mojito… Que no valía pa tomar por culo, la verdad. El hielo estaba en cubitos,  los trozos de hierbabuena eran descomunales, faltaba azúcar… ¡Y al menos había mezclado tres bebidas, no sólo ron! En fin. Ya se lo he dicho a estos, que estábamos muy al norte como para tomar un buen mojito.

La banda estaba muy bien. Desde las mesas se oía un sonido muy “latino” (qué asco de palabra, gracias a Bisbal, Marc Anthony y demá escoria), pero cuando nos hemos acercado al escenario, eran todos rubísimos. Como mínimo era curioso oir una rumba tan “auténtica” tocada por finlandeses. Las letras no se entendían demasiado bien, pero aún así se lo habían currado un montón y el concierto fue muy divertido. La gente que me conoce sabe que yo no suelo bailar, pero hoy me he hartado. Supongo que también habrá influido el que los finlandeses sean tan finlandeses, y casi ninguno se animaba a bailar… Así que ahí estaba el chache para hacer el chorra un rato. La que le pegaba pero bien era la chica que vivió en Madrid. No se separaba del escenario, y estaba absorbida por la música. Siempre es un gustazo ver a gente que se lo pasa bien 😀

Voy terminando, que a saber qué mierda he escrito hasta ahora, y no quiero torturaros más. Martin y yo nos íbamos a volver en bus, pero como no venían hasta 40 minutos después, nos hemos venido a pata desde el centro. Casi 6 km, no está mal. Un paseíto muy rico con la fresca nocturna, y uan charla larga e interesante. Cada vez está más claro que es un tío de puta madre 🙂 Eso sí, queda confirmado que es un huevón, porque como el ha dicho, sabe hacer las movidas de limpiar y demás, pero reconoce que es un sucio vago.

Gracias por leerme, gentecilla. Un abrazo.

Anuncios