Martes, 31 octubre 2006

¡Brrrrrrrrrr!

Posted in Finlandia y los finlandeses a 1:57 por sergio

Ya me dicen que por inferiores latitudes hace un calor del carajo, y que en Donosti se están bañando en la playa. Pues aquí hace un tiempo de mierda, lluvioso y con mucho viento, con temperaturas de unos 0-5 ºC. Para esta semana ya anuncian nieve, y el jueves se supone que estaremos bajo cero. Incluso el domingo, que hizo sol, hacía un frío horrible. Lo peor es la oscuridad. Desde que cambiaron la hora, a las 17’30 ya se puede decir que es de noche.

Sólo decir que sigo con el ordenador medio jodido, y este fin de semana prácticamente no lo he podido usar. No estaría de más que alguno me escribiera y me contara su vida, y ya puesto os compráis un micro y hablamos por el Skype…

Editado por la mañana
Ahora mismo está cayendo agua nieve. Hace un frío del carajo, esta mañana salir sin guantes ha sido un dolor… Ha sido genial levantarme a las 6’50, para llegar a clase y ver que se suspendía porque el tipo estaba enfermo. Al menos ha habido sesión de ejercicios y no ha sido un desperdicio total.

Editado por la tarde (14:55)
Ir y volver a casa (a 3 minutos del laboratorio) ha supuesto volver calado. Cae agua nieve (loka la llaman aquí, y Lokakkuu a Octubre, aunque este aöo afortunadamente no ha habido mucha) a cascoporro, y hace un viento del carajo. Esto mejora rápido >:-(

Viernes, 27 octubre 2006

Al fin algo de paz

Posted in Batallitas a 1:50 por sergio

Lo siento, pero hoy toca brasa. Llevo bastante tiempo sin contar cosas, y me hace falta.

La semana pasada prometía ser estresante. Y lo fue. El viernes tenía un examen para el cual no había estudiado, y tenía que preparar un ejercicio para esa asignatura. Los otros cursos, de todas formas, me quitaban mucho tiempo, así que apenas pude estudiar durante esa semana. La semana pasó de forma bastante penosa, ni física ni anímicamente me encontraba nada bien, y cuando casi todo el mundo estaba saliendo yo sólo me fui a tomar unas cervezas al Onnela cuando vi que no había más que hacer.

El viernes fue el examen. Llegué, lo leí, y me fui. A lo mejor podría haber sacado un 2 ó un 3 (lo dudo), pero no pensaba matarme a darle vueltas cuando era imposible aprobar. El asistente me dijo que hablase con el profesor (no había podido venir), que seguro que me podía repetir el examen. Mañana iré a hablar con él, pero ya me ha confirmado que no hay problema. Aquí, como podéis ver, te ayudan un montón.

Por otro lado, el viernes entré muy nervioso al examen por otro asunto. Resulta que hace unos días me inscribí para un encuentro de estos que hacen por aquí. Po fale, pues lo relleno. Sólo dos problemas: “Título”, y “Hotel”. Cuando me hablaron de esto, dijeron que si nos queríamos quedar en el hotel, que el laboratorio pagaba. Pues vale, pues marcamos habitación sencilla, si es gratis… Sobre título… ¿Qué se supone que debe ir? ¿Doctor, o señor y cosas de esas? Lo dejo en blanco mejor. Vaya por Dios, es obligatorio. Pondremos “Mr.”.

A los pocos días me llega la respuesta: las frases “Por favor, ¿podría usted dar un título de verdad para el título de su charla?” y “Veo que estudia en la Universidad de Helsinki. ¿De verdad necesita un hotel?” me hicieron sentirme con ganas de tirarme por la ventana, pero comprobar que el que me mandaba el e-mail es uno de los profes de ISES, me remató. ¿Se puede hacer más el ridículo? El caso es que por lo visto se supone que tengo que dar una charlita de 15 minutos contando lo que estoy investigando, o hacer un póster de esos científicos y exponerlo. Y todavía estoy sin resultados. Más me vale tener algo en un mes, o voy listo. Por suerte parece que sí los va a haber, mañana me pongo en harina. Le mandé un mail al tipo pidiendo disculpas y demás, y no he recibido respuesta. Aún se estará partiendo de risa por el suelo.

El fin de semana salí lo justo, el sábado fui a una fiesta que organizan por mitad del semestre (aquí tienen 4 periodos, muchas asignaturas duran sólo 2 meses). De hecho, esta semana se supone que tocaba descanso para hacer los exámenes y demás. Un descanso del que todo el mundo ha disfrutado (Erasmus y demás), menos el chache. Ah, el sábado fui a hacerme el famoso pendiente. Me dio por ahí, aunque llevaba bastante tiempo dándole vueltas. Aquí os paso una fotillo.

Pendiente

Disculpadme por la cara de chungo-flipao que me salió. No es intencional.

El lunes fue el Día de la Química Computacional, en el CSC. Es un centro de computación científica, que ofrece servicios como cursos y recursos computacionales a centros científicos de toda Finlandia. Allí hice el curso de Turbomole, por cierto. Por la mañana había varias ponencias, y por la tarde había sauna. Sonaba bien. Cuando llegué me encontré con algunas caras conocidas, y conocí a más gente. Las ponencias en general merecían la pena; gente de distintas partes de Finlandia contaban lo que investigaban. Bastantes de ellas tenían que ver con diseño de drogas (medicamentos, no pensemos mal :P); no pensaba que se abordara tan seriamente el cálculo de macromoléculas con métodos computacionales.

Por la tarde vino lo interesante: sauna. Esto sí que fue una sauna de verdad. Cena estupenda (patatas asadas y salmón, ensaladas y más cosillas, regada con Chardonnay, y tempranillo Freixenet (acabo de ver que han comprado algunas bodegas riojanas), y cuando se acabó cerveza y sidra. El sitio, genial. El séptimo piso del edificio donde está el CSC, está dedicado íntegramente a esto. Es una habitación muy grande, con sofás, mesas, butacas, una chimenea, tele, equipo de música, una decoración aceptable, y luego hay una terraza que da a un lago bastante grande, rodeado por un bosque. Teniendo en cuenta que es una de las zonas más “de negocios” (Nokia tiene al lado su central), es sorprendente lo bien que se integra en la naturaleza. El caso es que la tarde la pasamos cenando, charlando y riendo. A la sauna primero entraron las mujeres, y luego nos tocó a nosotros. Básicamente funciona igual que en el gimnasio, pero esta vez con más gente y éramos más conocidos. La sauna molaba un montón, una de las paredes era un cristal tintado que daba al lago. Cuando salías de la sauna te ibas al vestuario, que tenía sillones de mimbre para sentarse y tomarse unas cervezas. Y así raja que te raja, hablando de esto y de aquello. Te vuelves a meter a la sauna, te duchas, hablas, etc.

Una vez fuera, salir a la terraza a sentir el viento fresco y la llovizna encima, con la sangre palpitando fuertemente todavía en la cabeza, fue un placer difícil de describir.

Después cinco de nosotros nos fuimos a tomar unas cervezas. En el taxi íbamos apretadísimos, y dio para bastantes bromas absurdas. El grupo era gracioso. Para variar yo era el pipiolo con mucha, mucha diferencia (mínimo siete años, me temo). Lo pasé muy bien. Al final llegué a casa a las 12, cuando esperaba haber llegado a las 6 o algo así.

Fue un día muy especial… Ahora me resulta un poco difícil describirlo. Básicamente, mi sensación era de que no podía estar en un sitio mejor en todo el mundo en ese momento… Las experiencias que estoy teniendo son impagables.

El día siguiente tenía un curso, en el CSC curiosamente, sobre CPMD, un programa de dinámica molecular. Obviamente estaba baldado, y el tío se pasó con la teoría tres pueblos. Además había peña que se dedicaba a trabajar (se conectaban a la red del laboratorio desde allí), y se hacía difícil seguir nada con la peña aporreando el teclado. No sé para qué viene la gente, tirando su tiempo y el dinero de quien le paga. El día siguiente fue similar… Fatal. Tuve tanto sueño ambos días que me pasaba horas desvariando, pensando gilipolleces, como si me acabara de despertar. Creo que no he tomado tanto café en mi vida, cosa de 5 ó 6 tazas cada día, de las 9 a las 17.

El martes era la fiesta de cumpleaños de Johannes. Me lo pasé de la hostia, aunque al principio estaba demacrado. Vino un montón de gente, y al final echamos una partida al BANG!, aunque el cabronías de Sönke (un alemán muy majo, que ya sabía jugar) me mató el primero. De vez en cuando me tenía que levantar a calcular mierdas de estados de transición de una SN2 para un ejercicio que tenía que entregar al día siguiente, pero afortunadamente el ordenador, que sigue jodi(en)do, petó y pude disfrutar de la noche.

El miércoles (depués del curso, como ya he dicho) fui a casa a dormir y a terminar varias cosillas. Aproveché un poco para estudiar para el examen de hoy. Ha salido bastante bien. Estaba chulo, había partes de ejercicios con ordenador, y partes de teoría. Ya veremos los resultados. Luego poco más; he estado en el laboratorio, solucionando problemillas con los ordenadores (resulta que le había pisado la IP al segundo más gordo del departamento y no le iban las cosas, pero es un tío de puta madre y lo hemos arreglado), y resolviendo ejercicios que tenía que rematar. Por ahora voy casi al día…

Y ya está, creo que esta es toda la brasa que tocaba por hoy.

¡Ah! Si véis que algún comentario no sale, decídmelo: muchos me los filtra como Spam… Intentaré solucionarlo.

Martes, 24 octubre 2006

Porque hoy…

Posted in Batallitas, Divagación etílica a 1:40 por sergio

Porque hoy ha merecido la pena levantarse.

Porque hoy he aprendido.

Porque hoy me he sentido entre iguales.

Porque hoy nadie se ha dado cuenta de mi pendiente.

Porque hoy me he dado cuenta de tantas cosas.

Porque hoy he aprendido lo poco que soy.

Porque hoy he aprendido lo mucho que puedo ser.

Porque hoy he podido ser un simple espectador de tantas conversaciones apasionantes.

Porque hoy he disfrutado de la sauna.

Porque hoy he podido sentir cada latido de mi corazón bajo un torrente de agua fría.

Porque hoy me duele la gargante de tanto hablar, de tanto reír.

Porque hoy la comida y la bebida han sido deliciosas.

Porque hoy en cada carcajada, en cada trago de vino, y en cada comentario irrelevante he sentido la Ciencia.

Porque hoy he sabido que estoy en el mejor lugar en el que podía estar ahora.

Porque hoy he disfrutado del viento y de la lluvia.

Porque hoy muchas cosas no han importado nada.

Porque hoy he hablado con mi amigo, con mi hermano y con el objeto de mi admiración.

Porque hoy todo ha cobrado sentido.

Viernes, 20 octubre 2006

A estas horas…

Posted in Divagación etílica a 0:18 por sergio

…y mañana examen de organometálicos. Aún no he terminado de leerme el temario. Y acabo de llegar del Onnela y tomarme tres cervezotas en una hora escasa.

Ya improvisaré, supongo.

Miércoles, 18 octubre 2006

Una mañana de mierda

Posted in Batallitas a 1:27 por sergio

Hoy ha habido momentos en los que pensaba que me iba a atropellas un tráiler, que era Bill Murray en Atrapado en el tiempo, que se me caían los brazos o que sufría combustión espontánea. De esos días que las cosas parece que no pueden salir peor. Como sigo vivo, os doy permiso para reíros a mi costa. [Aviso a mitad de redacción: Va a estar escrito con el ojete, mezclo presente y pasado cada dos por tres, entre otras cosas].

El día ya empezaba mal, porque me acosté a las 2 terminando un ejercicio de organometálicos, y tenía que levantarme a las 6’30 para ir al curso de ISEE. Así que mal, teniendo en cuenta que la semana pasada dormir esa cantidad de tiempo creo que me costó dos días de jaqueca. Me levanto y veo que el ordenador tiene el salvapantallas fijo en una foto. Le doy al ratón y no se mueve… En fin, me voy a la ducha y ya veré luego. Vuelvo y no ha reaccionado. Intento apagar. Nada. Desconecto batería y corriente, y enciendo. Uy. Letras chungas. ¿¡CÓMO!? ¿¡QUÉ NO ENCUENTRAS EL SISTEMA OPERATIVO!? Me temía lo peor, después de varios intentos. El disco duro podía estar estropeado, y ahí tenía el trabajo de organometálicos. En fin, ya veremos luego, tengo que ir a por el bus… ¡El bus! Bajo, y hacía dos minutos que se había ido. Genial. A coger el otro hasta Kamppi (entre otras cosas, la estación de buses en el centro) y coger otro bus para Otaniemi (en Espoo, una ciudad más pequeña pegada a Helsinki). Grr. Segunda. Me pongo la música y desconecto. Intento estudiar algo de finés… Tammikuu, Helmikuu, Maaliskuu, Huhtikuu… Joder, es que no se parece ni uno. Enero, Febrero, Marzo y Abril. Los números ya están dominados, vamos a por los ordinales. Otra estafa, no se parecen en nada a los cardinales. Vale, uno y primero y dos y segundo tampoco, démosle una oportunidad…

Etc. Y me paso de parada. Siempre me pierdo en este maldito campus, y ya llevo un mes viniendo. Malditos ingenieros, otro motivo más para odiarles. Mierda, me acabo de dar cuenta de que me he dejado el libro que tenía que devolverle a la chica del curso de Turbomole… Arghs. Por cierto… ¿Esto no está muy oscuro? Qué rápido se acortan los días, la hostia. Y aquí no se ve a nadie… Me cruzo con una señora y le pregunto si me indica dónde está la Universidad. Se para, mira al infinito, y me dice “Lo siento, no puedo ayudarte” y se pira. Y es tardísimo, ya llego al menos 10 minutos tarde (la clase empieza a las 8’15 y ya eran casi las 8’25)… Flipo, y veo que la Universidad está a escasos 50 m. Encuentro una puerta que reconozco, así que voy a entrar, y está cerrado. Le pregunto a un fulano que había en la puerta. Me contesta que sí, que se supone que tienen que abrir ahora, a las 7’45. ¿¡ECÓMORL!?

– Oye, que yo tengo las 8’25.

– Pues no, son las 7’45.

– No jodas… ¿Han cambiado la hora?

– Qué va.

– Es que no tiene sentido, no he tocado la hora… Y es muy raro que se haya desfasado en 40 minutos.

Se oye un sonido de algo electrónico y la puerta se abre. Sí, aquí casi todas las puertas son electrónicas. El reloj de la pared confirma la hora. Que alguien me explique qué cojones ha pasado aquí. Al menos no me he perdido excesivamente para encontrar el aula (primer día que no me pierdo dentro del edificio…). Me pongo a dar vueltas, y descubro el despacho de las profes de español, y me pongo a leer los folletos de la puerta, haciendo tiempo. A la vuelta de la esquina descubro un panel de una asociación de estudiantes fineses de español. Para entreterme, les corrijo las faltas de ortografía y la puntuación. Me entretengo leyendo los pósters que tienes sobre los cinco “terroristas” cubanos encarcelados en EEUU. Miro el reloj… Por aquí no aparece nadie. Al final aparece el profe. Pero nadie más. Nos miramos, y tengo la sensación de que si echo un vistazo por la ventana, una guerra nuclear habrá devastado el mundo y en breves segundos seremos atacados por hordas de zombis mutantes devoradores de… Ah, ya viene alguien. De todas formas, a las 8’15 solo somos tres… Empieza la clase, y la gente empieza a aparecer poco a poco.

Al menos la clase ha sido muy interesante, métodos post-Hartree-Fock (interacción de configuraciones, teoría de perturbaciones de Møller-Plesset, y Coupled-Cluster (no se me ocurre una traducción decente, cúmulo acoplado me suena a ojete). Se supone que los químicos cuánticos sabíamos perfectamente de qué iba, y estábamos hartos de usarlos, pero como el menda es un principiante en sus primeras etapas, me he sumado a los físicos y he abierto bien las orejas.

En fin, después de pasarme por el laboratorio de Anna y excusarme por no haber traído el libro, aunque me ha dicho que no me preocupe, que ya se lo daré (nos veremos el lunes en un evento que organizan para los químicos computacionales, con seminarios, cafelitos y sauna incluidos, por la jeta).

El autobús tardaría más de 20 minutos en llegar, así que me he puesto a dar un paseo siguiendo su dirección. Un paseo muy bonito, al menos, por un puente que va por encima de un lago muy grande. La ciudad no tiene una arquitectura demasiado bonita, pero es increíble la cantidad de árboles que hay, y lo cerca que se tiene la naturaleza, en todo su esplendor. Había un árbol con un color rojo absolutamente espectacular… El otoño le sienta bien a Finlandia, la verdad.

En fin, al llegar a casa, el ordenador ha arrancado sin problemas (fiuu), pero de vuelta en el laboratorio se ha vuelto a escacharrar (d’oh!).  Al cabo de un rato se ha vuelto a encender, y he corrido a casa a por el disco duro portátil, para guardar los archivos más importantes que tengo. Al menos he avanzado bastante en un sólo día con el programita del Helio. La “lección de finés” de hoy ha estado muy bien, aunque de finés nada. Hemos estado hablando de la imagen que teníamos los españoles de otros países, incluida la que tenemos de nosotros mismos… Y aparte, mi opinión personal. Ha sido más que provechosa, y tirar piedras sobre mi propio tejado (a ver si lo rompo y me compro otro) es una actividad que me apasiona.

Os dejo un retrato que me ha pegado Johannes encima de la foto de la familia:
Yo según Johannes

Es obvio que el retrato está fatal, yo llevo barba y no perilla, y el pelo más largo.

Domingo, 15 octubre 2006

¡Rumba finlandesa!

Posted in Batallitas, Divagación etílica, Finlandia y los finlandeses a 3:25 por sergio

Voy a empezar pidiendo disculpas, porque esta semana he tenido el blog bastante desatendido, y no sólo el blog, sino a gente que me ha escrito. Tenía un par de artículos (sí, Cova, los llamo artículos) pensados que quería haber escrito, pero entre unas cosas y otras al f¡nal nada. Una de las causas ha sido que entre el martes y el jueves he estado hecho una mierda cuando no estaba ocupado o pasándolo bien, y ayer viernes estuve liado. Intentaré hacer un resumen de la semana mañana.

Otra disculpa es para Adri (si me lees…). Juro que hoy no iba a salir, pero a eso de las 10 Martin me ha propuesto plan y no he podido decir que no. Estaba un poco hasta el ciruelo de todo, y lo necesitaba. Espero que al menos mañana (domingo) no os llueva y podáis disfrutar de nuevo de Nuuksio.

El caso es que como decía esta noche no iba a salir. Tengo un lío de cojones para la semana que viene (tres ejercicios curiositos y un examen que no he empezado a preparar), y debería currar MUCHO. Hoy he empezado, pero tenía cosillas en casa acumuladas. Además me he levantado tarde porque ayer estuvo Raúl en casa (un colega de Madrid) y estuvimos hasta las tantas disfrutando de la cerveza estonia y del Bohnanza. Qué juegazo, la leche. Como decía, estaba yo empezando a estudiar el método de Hartree-Fock y asoma la rubia cabeza de Martin por la puerta, y me propone ir a un concierto en el que toca el hermano de Joonas. Tras dudar por un momento, me decidí a ir… Necesitaba salir, no sé por qué. Qué bien he hecho.

El caso es que Martin no sabía qué tocaban. “It’s not rock” es todo lo que me ha podido decir. Cuando llegamos al garito y vimos que ponía (en español) “Noche de rumba”, nos sorprendimos un poco. Era un sitio de categoría bastante buena, con mesas, cócteles y camareros que te sirven en la mesa.  Había un par de colegas de esta gente; una chica había vivido cinco meses en Madrid y hablaba algo de español. No sólo eso había adquirido en España, como ahora contaré.

Para beber empecé por un mojito… Que no valía pa tomar por culo, la verdad. El hielo estaba en cubitos,  los trozos de hierbabuena eran descomunales, faltaba azúcar… ¡Y al menos había mezclado tres bebidas, no sólo ron! En fin. Ya se lo he dicho a estos, que estábamos muy al norte como para tomar un buen mojito.

La banda estaba muy bien. Desde las mesas se oía un sonido muy “latino” (qué asco de palabra, gracias a Bisbal, Marc Anthony y demá escoria), pero cuando nos hemos acercado al escenario, eran todos rubísimos. Como mínimo era curioso oir una rumba tan “auténtica” tocada por finlandeses. Las letras no se entendían demasiado bien, pero aún así se lo habían currado un montón y el concierto fue muy divertido. La gente que me conoce sabe que yo no suelo bailar, pero hoy me he hartado. Supongo que también habrá influido el que los finlandeses sean tan finlandeses, y casi ninguno se animaba a bailar… Así que ahí estaba el chache para hacer el chorra un rato. La que le pegaba pero bien era la chica que vivió en Madrid. No se separaba del escenario, y estaba absorbida por la música. Siempre es un gustazo ver a gente que se lo pasa bien 😀

Voy terminando, que a saber qué mierda he escrito hasta ahora, y no quiero torturaros más. Martin y yo nos íbamos a volver en bus, pero como no venían hasta 40 minutos después, nos hemos venido a pata desde el centro. Casi 6 km, no está mal. Un paseíto muy rico con la fresca nocturna, y uan charla larga e interesante. Cada vez está más claro que es un tío de puta madre 🙂 Eso sí, queda confirmado que es un huevón, porque como el ha dicho, sabe hacer las movidas de limpiar y demás, pero reconoce que es un sucio vago.

Gracias por leerme, gentecilla. Un abrazo.

Lunes, 9 octubre 2006

Ránking porcino

Posted in Batallitas a 23:40 por sergio

Llevo ya varios días dándole vueltas a esto, y si no lo publico, reviento. Ayer nos tuvimos que poner serios, porque lo de esta casa no es normal. El suelo estaba que daba asco, había torres de basura acumulada que nadie se dignaba a bajar, los cacharros se acumulan en la pila, la encimera y el suelo de la cocina iban a generar vida espontáneamente de un momento a otro… Y los baños no los ha tocado nadie en serio. Así que Johannes y yo nos pusimos a recoger el salón, a pasar la escoba y la fregona, a tirar la basura, a fregar cacharros y a limpiar la encimera. Le dijimos a Martin que había que hablar cuando estuviéramos todos (porque de Andy nadie sabía nada… Al final resulta que se había ido a Turku, y no le había dicho nada a nadie), y dijo que era verdad, que había que organizarse de alguna forma.

Andy aún no ha venido, así que la reunión no ha podido tener lugar. Así que vamos a ver cómo van las clasificatorias hasta ahora en nuestro ránking porcino:

4º.- Yo
El tuerto entre ciegos
En fin, que no es por tirarme el pisto, pero soy bastante apañao (aunque cierta persona que comparte apellido conmigo y Gonzalete no estén de acuerdo). Friego los cacharros, barro, friego, saco la basura, etc. Últimamente menos, porque no me mola el efecto duende mágico (también conocido como efecto mamá), que consiste en que haciendo las cosas de la casa, la gente se piensa que se hacen solas y que seguirse tocando los cojones es una buena idea. Aparte mi habitación está suficientemente limpia y ordenada, pero no estamos hablando de eso. De todas formas, tampoco vamos a decir que sea el rey de la limpieza, pero si no fuera por las greñas en esta casa parecería Don Limpio.

3º.- Johannes
Lo importante es participar
Johannes se lo curra, eso está claro. Es el único que se ha enfrentado con más o menos ahínco a los servicios, y eso es loable. En la cocina se suele dejar cosillas y no saca la basura mucho, pero en general cumple. ¿Por qué le pongo después de mí? No sólo porque me molo a mí mismo (obvio), sino porque mucha idea no tiene. Me acuerdo en la primera semana lo gracioso que era echando Mr. Muscle por todos sitios, como si lo de la etiqueta fuera verdad y con sólo eso se fuera a quitar la roña… O ayer barriendo con una escoba en cada mano. Pero insistir en que le pone ganas el chaval.

2º.- Martin
El rey del escaqueo
Martin la verdad es que se lo curra muy, muy poco el tío. Friega de Pascuas a Ramos (cuando friega), no le he visto coger la escoba, y tirar la basura o similar no se le ocurre. Ayer dijo que fregaba el baño y me temo que sigue igual… Le salva que cocina bien y se le pueden decir las cosas. Un toque de atención debería espabilarle…

1º.- Andy
¿Limpieza? ¿Qué es eso?
Lo de Andy es de premio. Es una pena que este blog ande tan falto de presupuesto, porque si no le compraba unas plantillas Devorolor y 7 toneladas de incienso. Porque aparte de no limpiar, es que sabes si está en casa al entrar por el tufo que hay. Respecto a lo de la limpieza, que yo sepa, aparte de fregar sus cacharros (aunque para los dos dedos de grasa que deja, menudo pan con qué hostias), nada de nada. Cuando llegamos a casa el ya llevaba un mes, y estaba muy muy guarra. La basura había criado mogollón de moho (creemos que esa basura es anterior a él, pero ni se molestó en tirarla), los fuegos estaban asquerosos, etc. Cuando llegué, pensaba que aún no había llegado nadie. El caso es que parece que lo de limpiar no va con él. Va a su bola completamente, lo que queda más claro cuando desaparece un fin de semana y no dice nada. No es mal chaval, pero es que jooooder…

Hasta aquí por hoy. Ya iremos dando más información.

Jueves, 5 octubre 2006

Guía práctica para perder el tiempo. Hoy:cine basura

Posted in Cine, Guía práctica para perder el tiempo a 1:24 por sergio

¡Inauguramos nueva sección! Os preguntaréis, “¿para qué necesito yo una guía para perder el tiempo? Mi vida ya es lo bastante lamentable y ruinosa, ya sé mandar mi niñez/juventud/madurez/senectud a la mierda yo solito”. ¡Y seguro que es cierto! Pero, sin ánimo de ser vanidoso, un servidor es todo un experto en el arte de invertir enormes cantidades de tiempo en cosas que no sirven absolutamente para nada. Algunas (muchas) de ellas tienen ese tufillo “geek” o “friki” que hace que además te miren peor que al señor que no hace mucho más que decirle a Jonathan José que como no se esté quieto le va a soltar una hostia, mientras saborea su Cruzcampo, se rasca los genitales y despotrica contra aquello que esté en el tubo de rayos catódicos en el momento (ya sea Luis Aragonés, el señor ese con cara de gilipollas, o el zorrón de turno de Telahinco), todo a un tiempo.

En este primer capítulo, empezamos fuerte. ¿Qué mejor forma de desaprovechar tu vida que consumiendo auténtica caspa enlatada? Por lo menos cuando te vas al parque con tus amigotes a ponerte hasta el culo de kalimotxo, respiras algo de aire fresco (excepto en Madrid, claro). Viendo cine basura no sacas nada bueno. Quizás si pretendes dedicarte al mundo del cine te sirva para aprender cómo NO se deben hacer las cosas. Ah, no vale ver cine basura mientras se fuman porros, que sois muy listos. Así no se ve la peli, así buscas una excusa cualquiera para que tú y los drogodependientes de tus colegas os partáis el ojete (cómo me gusta esta palabra), pero tanto da El ataque de los tomates asesinos que un trozo de papel albal. Así que de drogas nada. Ya constituyen una manera de perder el tiempo por sí solas, no mezcléis que es malo (eso dicen los socorristas).

¿Qué tiene el cine de serie B, o Z en muchos casos, que tanto nos apasiona? ¿Por qué Ed Wood es todo un icono, cuando lo normal sería que toda su filmografía yaciese enterrada en algún oscuro agujero (yo qué sé, en R’lyeh, en el almacén de la primera peli de Indiana Jones, o en el cajón de la ropa interior de Carmen de Mairena)? Con echar un vistazo a la programación de la tele uno empieza a hilar cabos, y se da cuenta de que el error del proyecto Manhattan es que no pusieron bastante Plutonio. Con algunas pelis te ríes, hay que reconocerlo, pero con la mayor parte de ellas ni siquiera. Son una mierda, y punto, las ves porque sabes que son malas.

Por desgracia para este primer capítulo, no me considero ningún erudito en la materia, ya que me estoy iniciando. Os recomiendo muy encarecidamente que os paséis por CineCutre.com, que allí encontraréis material para dar y tomar. No sólo eso, además encontraréis críticas absolutamente desternillantes (aunque van en serio) de películas comerciales, y algunas de ellas exitosas, pero que no son más que mierda. Es bastante probable que destrocen alguna de las películas que os gustan. CineCutre.com es toda una pérdida de tiempo en sí misma. Engancha. En serio.

Aquí van algunos títulos que podéis ir degustando (todos los enlaces van a la imdb.com). No he visto la mayoría de las pelis, pero si veo alguna y tengo un rato, intentaré hacer una pequeña reseña.
Plan 9 del espacio (Plan 9 from Outer Space, 1959), considerada por mucha gente como la peor película de la historia. Del gran Ed Wood, por supuesto. En general, toda la filmografía es del estilo, así que no os la perdáis.
El ataque de los tomates asesinos (Attack of the Killer Tomatoes!, 1978)
Mutantes en la universidad (Class of Nuke ‘Em High, 1986)
– La trilogía Evil Dead: Posesión infernal (The Evil Dead, 1981), Terroríficamente muertos (Evil Dead II, 1987) y El Ejército de las Tinieblas (Army of Darkness, 1992). A medida que avanzamos en la saga, el nivel de autoparodia crece. Muy recomendables.
Kárate a muerte en Torremolinos, 1993. Una muestra de cine patrio, aunque esto ya es coña marinera. Si queréis material del bueno, hacedle un repaso a la filmografía de Jess Franco.
Jesucristo cazavampiros (Jesus Christ Vampire Slayer, 2001). Otra muestra de serie Z. Esta probablemente sea la próxima que vea, que la tengo en inglés y la puedo ver con los del piso.

En fin, creo que esto es más que de sobra, de momento. ¿Es que queréis morir de sobredosis? De todas formas, hay un montón de balas en la recámara, como el cine español casposo de los 80 (Pajares, Esteso… ¿No os dicen nada esos nombres?). Ya me iréis contando, si al final picáis.

Miércoles, 4 octubre 2006

Argumentando mis lloriqueos

Posted in Un poquito de ciencia, Yo a 0:35 por sergio

Mis amigos (entiéndase a los de mi grupo de amigotes) y ciertos compañeros de facultad me achacan habitualmente el calificativo de “llorón”, “quejica”, “agonías”, amén de otros epítetos, intentando resaltar mi tendencia a exagerar lo adverso de las cosas que me suceden. Y razón no les falta. Muchas veces me sorprendo a mí mismo lamentándome de insignificancias, hablando como si viera los proverbiales castillos cuando soy consciente de que no son más que granos de arena.

En esta ocasión, sin embargo, tengo todo el peso de la razón de mi lado para quejarme. De vicio, es cierto, pero al menos esta vez me quejo con razón.

Hoy he estado revisando mi plan de estudios. En principio, había venido a hacer 60 créditos. De momento, ya tengo calculado que voy a hacer entre 67-69, y es probable que si en primavera sale algún curso interesante haga más. Las principales culpables de tal sobredosis son la ya mentada “Relativistic Quantum Chemistry” e “Introduction to Electronic Structure Simulation”. 8 créditos cada una, es decir, un montón.

Sobre RQC, bueno, las cosas podrían ir mejor. Los contenidos, a mi parecer, son terroríficamente abstractos, y el aparato matemático es bastante complejo. Y por lo que parece, esto no ha hecho más que empezar a complicarse. De forma muy somera, al tener en cuenta la teoría de la relatividad especial en cualquier sistema físico se deben modificar las ecuaciones de forma que el tiempo sea otra coordenada más (tendríamos entonces 4 coordenadas), y se debe cumplir que todas ellas se comporten de la misma forma bajo cualquier ley física. Esto conduce a la archiconocida ecuación de Einstein, E=mc^2. Si no lo entendéis, os aguantáis que a mí tampoco me queda muy claro. La QCR consistiría en aplicar esto a las ecuaciones de la mecánica cuántica. La más conocida de las ecuaciones de la QCR es la ecuación de Dirac, que básicamente es la versión relativista de la ecuación de Schrödinger. Para los profanos (si todavía siguen leyendo), la ecuación de Schrödinger es uno de los pilares de la Mecánica Cuántica. Resolver la ecuación de Schrödinger supone conocer todo lo “conocible” sobre un sistema (un electrón, un átomo, un elefante en bicicleta). Por desgracia, sólo algunos sistemas muy simples tienen soluciones analíticas (exactas), y hay que recurrir a aproximaciones (por no hablar de la descomunal cantidad de cálculos que es necesaria hacer). Pues imaginad si encima nos ponemos a tocar los fotones y ponemos condiciones que hacen que estas ecuaciones se compliquen mucho más…

La RQC, en la mayor parte de los casos en los que un químico normal tiene que trabajar no influye excesivamente. Si alguna vez habéis oído hablar de “efectos relativistas”, sucede lo mismo. Una persona normal jamás se topará con la relatividad. Por ejemplo, si un cuerpo se mueve a velocidades muy elevadas, su masa aumenta; si alcanzase la velocidad de la luz, su masa se haría infinita. O la paradoja de los gemelos. De momento, difícil alcanzar esas velocidades. Y los que sois de Madrid menos, con tanto tráfico y tanta obra… Los sistemas químicos afectados por estos efectos son los que contienen núcleos pesados, por ejemplo el oro. No me enrollo más y os dejo una pequeña y encantadora anécdota: mi primer fin de semana aquí fue jornada de puertas abiertas en la Universidad. El catedrático nos contó que una niña de unos cinco años le preguntó: “¿Por qué el oro es amarillo?”. El contestó (con su tono paternal y sereno, estoy seguro): “Bueno… El oro tiene dentro unas cositas muy pequeñas, que se llaman electrones, que están dando vueltas muy rápido… Y por eso el oro es amarillo”. La niña supongo que sólo pudo musitar un “Ah” y cerró la boca el resto del día.

Al final me he alargado más de la cuenta. A lo mejor otro día cuento algo sobre ISES, que está interesante. Como último y demoledor argumento, decir que en ambos cursos la mayor parte de los estudiantes son de doctorado, y que ISES es de Física.