Domingo, 17 septiembre 2006

De subidas y bajadas, y conciertos y desconciertos

Posted in Batallitas, Finlandia y los finlandeses, Yo a 2:45 por sergio

Me está costando empezar a escribir esto… Para no darle más vueltas, seguiré por donde lo dejé, el miércoles, la fiesta de Ying-Chan.

Después de escribir el artículo me fui a la facultad, a mi primer curso: Química Cuántica Relativista. Así, a pelo. Yo era el más joven, y con diferencia, el menos preparado. Al menos, casi todos los que estábamos éramos del laboratorio, todo muy familiar. El primer día ya empezamoscon bastante caña para lo que estoy acostumbrado, y después de todo el verano sin hacer ni el huevo, me sentó como un jarro de agua fría. En fin, conceptos bastante abstractos y difíciles de asimilar, así que más trabajo para casa.

Por la tarde fue la fiesta: Cong, Patryk y yo nos fuimos con Ying-Chan en cuanto terminó el curso para preparar cosas. Ying-Chan estaba bastante histérica, y nos tuvo corriendo arriba y abajo. A mí me tuvo corriendo detrás de ella con las cestas por el supermercado… La banda sonora de El show de Benny Hill habría estado apropiada en ese momento. En casa preparé mayonesa, pero quedó bastante fuerte de sabor, y el color un poco raro porque era vinagre balsámico de este oscuro… Adivino que no le gustó demasiado, porque no vi la mayonesa el resto de la cena.

Vinieron todos los miembros del laboratorio, o al menos un montón de ellos. Conocí un poco mejor a más gente, y en principio la gente parece encantadora. Me lo pasé genial jugando con la hija de una pareja de franceses, que tiene tres añitos y es un cielo. Hasta me pidió que le hiciera una coleta. Qué cosa más linda.

Al final sólo quedamos los más jóvenes, para variar. En ese momento yo no me encontraba muy bien… Supongo que sería una mezcla entre el cuerpo de jota que me dejó el día anterior, todo lo que había comido en la cena (en mi descargo debo decir que aún no había probado bocado ese día), y el snus que me dio un colega. Aunque las transformaciones de Lorentz supongo que también tendrían algo que ver.

El jueves, nada notable… Excepto que por la mañana empecé a encontrarme francamente MAL. Anímicamente, no sé si decir por suerte. No es que ahora hayan cambiado las cosas. Básicamente, se supone que para el proyecto tengo que tener una serie de conocimientos de los cuales carezco. No hay ningún curso en inglés que me valga, así que me lo tengo que preparar yo todo por mi cuenta. Hasta ahora, he tenido siempre objetivos claros. Ahora tengo objetivos muy generales, o abstractos: “Aprender Linux”, “Aprender a hacer cálculos de moléculas”, “Hacer un proyecto”, etc. Y no veía que nada mejorase, nada. Lo único útil que me veía haciendo en el laboratorio era descargar música, no jodas. Y encima, verse rodeado de auténticas máquinas te hace sentir más pringado, si cabe.

Por la tarde me fui a tomar unas cervezas con Adri, y luego fuimos a la fiesta de los novatos de Química. Fuimos Martin, Bernhard (otro austriaco), Joonas, y dos amigos suyos, Elinna (creo que se escribe así) y Lauri, el prototipo de colgado. Pasamos un buen rato ante su despliegue de español, con frases tan memorables como “Putita patata” o “Bonitas tangas”. Todo un espectáculo. La fiesta, en principio normalita. Hubo un momento más que memorable… A los novatos los iban sacando por equipos a hacer gilipolleces diversas. A unos cuantos, les dijeron que tenían que hacer una cadena con su ropa. Y no creáis que tardaron en quedarse en paños menores, no se lo pensaron dos veces. Y atención: uno de ellos se quedó en bolas. Tan feliz. El tío incluso posaba para las fotos y todo. Se les va, a estos finlandeses.

El viernes por la mañana continuó el curso de QCR, y en principio la cosa iba bien… Hasta que dejó de ir. Me perdí por completo, y empecé a darle vueltas a la cabeza, igual que el jueves, pero peor. Me sentía completamente imbécil, fuera de mi sitio, sin saber qué coño pintaba allí, mirando a una pizarra que se iba llenando de símbolos que no comprendía. Las cosas que ya había entendido las dejaba de entender. Teniendo en cuenta que además tenía bastante sueño, la situación se hizo bastante insoportable, y me estaba sintiendo muy angustiado. La cosa no terminó ahí, porque justo después de la clase, nos fuimos a un seminario sobre nanotubos, que estaba muy interesante, pero yo me moría de sueño, así que entre no dormirme e intentar enterarme de algo, pasé una horita cojonuda. De vuelta al laboratorio, al menos pude descargar mi histeria, y mis compañeros me apoyaron un montón, y me ofrecieron toda la ayuda que necesitase. Me tranquilizaron bastante, y necesitaba algo de eso.

Por la noche fui con Adri, Sara y Jessica (dos estudiantes vascas de Historia) a ver un concierto de Värtinnä, un grupo de folk finés. Yo había oído muy poquito, pero Adri (para variar :P) se los conoce muy bien, y le encantan. Yo me lo pasé genial. La música es muy buena, es algo distinto y nuevo de oir. Las voces son espectaculares, y a nivel instrumental son geniales. Os los recomiendo 🙂 La sala además estaba muy bien, el precio era más que decente, y de nuevo (esto ya es mosqueante) había poca gente. Para los estándares que yo conozco, quiero decir. Por supuesto, teníamos a los borrachos de primera fila, que entre otras cosas, se dedicaron a intentar bailar con todas las mozas a su alcance, romper un vaso en el escenario y caerse al suelo repetidas veces. Si en algún momento pensábais que en este sitio no los habría, os equivocábais.

Hoy he dormido hasta tarde, he lavado la ropa, he perdido mucho el tiempo y  al final me he puesto a estudiar, desde cero, Química Cuántica. Y desde cero es desde cero, me refiero al álgebra de matrices. La verdad es que aunque no es totalmente necesario, es un buen ejercicio de calentamiento mental, para que las neuronas empiecen a conectar adecuadamente. Por otro lado, este tipo de cosas no las he visto como debería en la universidad (tan triste como no haber visto la notación de Dirac…), así que creo que será una buena idea. También he preparado otra tortilla de patatas (qué pesao soy), porque me sobraron del otro día, y mañana nos vamos de excursión a un parque natural. Ale, me voy a la cama.

Anuncios