Jueves, 7 septiembre 2006

Recapitulando (primer día)

Posted in Batallitas a 1:45 por sergio

En nuestro último capítulo, dejábamos a nuestro joven héroe en un avión rumbo a Helsinki, a punto de pedirse un vodka para brindar con sus compañeros de viaje por el asqueroso día que habían pasado…

Je, la verdad es que el viernes todavía pasaron cosas. Al menos el vodka fue gratis (ya teníamos preparados los 4 pavazos que costaba la botellita esa de juguete), que hay que joderse qué malo que está 😛 Cuando llegamos al aeropuerto, todos pillamos nuestro equipaje, excepto Adri… Su maleta, la más grande, no había llegado. Así que con el cuerpo de jota que teníamos nos fuimos a poner una reclamación. Que ya le llamarían. Pos bueno, pos fale, pos que os den. Nos recogimos y cada uno pa su casa en un taxi. Una gran experiencia para conocer gente. Crucé dos palabras con el taxista. Con lo lento que conducía y los 30 pavazos que se llevó, ya podía haber contado algún chiste.

Por lo menos en casa me esperaba Keti, la estudiante que se encargaba de recogerme. Sí, los de la universidad han montado un servicio de recogida; te pillan en el aeropuerto, te llevan a casa y te dan las llaves. A estas horas ya no había autobuses, así que no me pudo recoger, pero como vivía cerca se acercó y me dio las llaves. Por supuesto, la conexión a Internet aún no funcionaba.

El siguiente día empezó de una forma bastante deprimente. Me levanté tarde, así que decidí salir a hacer la compra. ¿A dónde? Ahhh… En la calle no se veía un alma. Después de dar una vuelta por el campus (vivo a tres minutos andando de la facultad de Ciencias), les pregunté a una pareja, y me indicaron dónde estaba el supermercado. No quería comprar demasiado, pero al final acabé cogiendo un montón de bolsas (no podría sobrevivir sin la botellita de aceite de oliva), y el súper no estaba precisamente cerca.

Eché un vistazo a la casa… Y concluí que no había nadie. Había un desorden apreciable, y la casa estaba bastante guarra. Craso error. Mientras estaba comiendo, hizo aparición Andy, que resultó ser otro estudiante de Química, de Brighton, que llevaba un mes en Finlandia, en un curso para intentar aprender este endemoniado lenguaje. Así que la casa no estaba vacía. Bueno, algo es algo.

A eso de las 5 me llamó Adri, que estaba con unos colegas en el centro. Necesitaba hacer algo interesante YA. Así que cogí un autobús para el centro, y tras pagar religiosamente los 2’20 eurazos de billete, enfilé para el centro. Y casi sin perderme. Encontré a Adri en la plaza del Parlamento. Su amigo finlandés, Pepe, por lo visto era músico, y estaba en una sesión de fotos… El grupo por lo visto es bastante conocidillo, y son muy artistas ellos. No podían celebrar la sesión de fotos con alguien de fuera del grupo, así que Adri había estado todo el día pateándose Helsinki (después de celebrar el encuentro con Pepe con una botella de pacharán, que al espabilao del finlandés le había encantado cuando estuvo aquí). Al final apareció Pepe, que efectivamente tenía toda la pinta de ser músico. Luego llegaron una pareja de amigos, Mimmi y Moti (chica y chico), los dos muy jipilondis, absolutamente encantadores. Moti habla español bastante bien, de hecho. Así que estuvimos por ahí de bares, charlando, riendo, aprendiendo finés, bebiendo y demás. En otro bar se juntaron con más peña, entre otros Linda, la chica de Pepe. Había más peña, bastante majetes, y alguno de ellos bastante pintas, con mogollón de tatuajes y demás. Fue bastante divertido, intentando enseñarle trabalenguas a Moti, y partiéndonos de risa con un juego de palabras bastante curioso en finés.

Luego tampoco fue gran cosa. Un encuentro de estudiantes Erasmus, en un bar bastante chungo que me recordó a Al salir de clase, no estoy muy seguro de por qué, pero que por lo menos la música estaba bien. Allí encontramos a Sara y a Ana, y conocimos a más peña.

Lo voy dejando ya, que es muy tarde y me estoy enrollando como las persianas.

Por cierto, me estoy dando cuenta de que escribo como un macarra. En fin, supongo que a cada cual lo suyo.

Anuncios

2 comentarios »

  1. La otra generación said,

    Hay veces que hasta se puede hablar con los macarras.
    Espero que en la distancia esto continúe y mejore

  2. loximann said,

    La otra generación: Yo también lo espero, tanto al blog como a otras cosas. No lo espero, estoy convencido de ello.


Responder a La otra generación Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: